Opinión

Continúa expectativa
de crecimiento pero
a menor tasa

1
 

 

DF

Un correcto funcionamiento de los mercados requiere, entre otras condiciones, el acceso oportuno a la información relevante para la correcta toma de decisiones. Por lo mismo, las estadísticas económicas y financieras deben de ser confiables, representativas y de buena calidad. México ha destacado de manera positiva a nivel internacional por la información que principalmente generan las instituciones responsables como el Banco de México, el Inegi, la SHCP y el Coneval.

Sin embargo, la gran mayoría de la información que elaboran estas entidades se refiere a actividades y eventos pasados; los agentes económicos deben de tomar sus decisiones considerando el futuro y sólo tomando al pasado como referencia. Es como si el chofer de un auto manejara viendo el espejo retrovisor y tratando de imaginar cómo es el camino enfrente. Diversas decisiones que se toman en el momento actual tienen más relación con el futuro que con el pasado, como son el ahorro a plazos fijos, el consumo con crédito o la inversión a mediano y largo plazos.

En este aspecto, destaca el llamado Indicador IMEF del Entorno Empresarial, un indicador adelantado tanto del sector manufacturero como del no manufacturero, que ya es referente reconocido por su calidad y utilidad.

Asimismo, el Instituto ha venido elaborando otro indicador que es útil para la toma de decisiones: la Encuesta IMEF de Expectativas, en la cual participan a manera personal los integrantes del Comité de Estudios Económicos del IMEF. Dicha encuesta es un buen reflector de la percepción que el mercado tiene sobre el entorno futuro del país.

El cuadro presenta los resultados de la encuesta 2015 realizada en julio comparada con los dos meses anteriores. Resalta que la mediana esperada de la inflación ha bajado una décima cada mes. En el caso del PIB continúa el deterioro de las expectativas, atribuido principalmente a la disminución de la producción industrial, con excepción del sector automotor. También en las últimas semanas, factores políticos y de seguridad nacional han dominado las preocupaciones sobre su impacto económico y financiero, lo cual también ha influido en los pronósticos.

La estimación del tipo de cambio para el final del año ha seguido su tendencia alcista, pero por debajo de la que predomina en este momento en el mercado. Esto significa que los encuestados esperan que la cotización tenga cierta recuperación en los siguientes meses.

El cuadro siguiente presenta las posibles fuentes que llevarían a la economía a un incremento de 2.6 por ciento en 2015, partiendo de una situación inercial de 1.7 por ciento, a la cual se le van sumando o restando las contribuciones de los demás sectores:

En conclusión, el consenso de la encuesta del IMEF de julio sobre el pronóstico de crecimiento del PIB para 2015 se redujo nuevamente de 2.7 por ciento a 2.6 por ciento. Sin embargo, mantenemos nuestra postura de que en 2016 las reformas estructurales comiencen a mostrar el anhelado impacto positivo sobre la economía y el PIB podrá recuperarse y crecer a 3.2 por ciento.

El autor es integrante del Comité Nacional de Estudios Económicos del IMEF.

Correo: benito.solis@solidea.com.mx

También te puede interesar:
¿Qué explica la volatilidad del peso?
Se reduce el ingreso de los hogares mexicanos
La inseguridad y el crecimiento económico