Opinión

Contaminación por lluvia ácida

 
1
 

 

Bosques

La expresión “lluvia ácida” es un vocablo que no debe utilizarse para referirse a todos los tipos de contaminación del aire causada por actividades humanas. El agua de lluvia es ácida por la contaminación del dióxido de carbono que está presente en la atmósfera. La acidez del agua de lluvia se incrementa cuando la contaminación ambiental (como pasa en el DF) es excesiva. La acidez aumenta por el lavado de los óxidos de azufre y nitrógeno.

Tales compuestos químicos existen en el medio ambiente en forma natural, pero la quema de petróleo, gas y carbón crean la mayor fuente de acidez que generan los contaminantes nocivos con la lluvia o sin ella, llamada “deposición seca”, en cultivos y bosques. Los ácidos sulfúrico y nítrico penetran en el ecosistema forestal a través de deposición seca, la cual puede ser más dañina que la lluvia ácida.

Centrales eléctricas, industrias, aeropuertos, millones de autos, enormes camiones pesados de carga (en México no existe transporte de carga por ferrocarril) y basura electrónica son fuentes preocupantes y peligrosas de óxido de nitrógeno.

La “deposición ácida” en los bosques entra al suelo directamente o interactúa en las copas de los árboles, en la vegetación y en el follaje. Por ello, las lesiones directas a los bosques son fuentes de contaminación.

Las fuentes de contaminación producen lesiones indirectas que generan acidificación de los suelos (lixiviación), arroyos, ríos y lagos. Incrementada por las aguas residuales de ciudades, desechos industriales, siderúrgicos y minerales.

Las deposiciones de azufre, ozono, nitrógeno atmosférico y amoníaco por emisión agrícola, afectan la salud de los bosques por la quema de combustibles fósiles, intensificación agrícola, cultivos prohibidos, aeropuertos clandestinos, incendios forestales intencionales, instalaciones petroleras, zonas de pastoreo, construcción de carreteras, tala clandestina para leña y crisis forestal por la explotación y comercio ilegal de la madera. La zona más sensible a la contaminación atmosférica es debajo del suelo.

El crecimiento de la humanidad y sus necesidades de alimentación aumentarán –si no se hace algo- la contaminación del planeta, sin ignorar sequías, heladas, inundaciones, depredación de insectos y la más violenta: la rapiña del hombre.

Twitter: @ComMedica08

También te puede interesar:
Contaminación por basura electrónica
Contaminación por ruido
Contaminación por el plástico