Opinión

Constituyentes faltistas

  
1
  

  

Bruno Bichir. (cuartoscuro)

Muy poco se sabe de los avances que tienen los trabajos sobre la redacción de lo que en breve será la Constitución Política de la Ciudad de México, pero lo que sí es del conocimiento público son las constantes faltas que han tenido algunos diputados constituyentes, como es el caso de los actores Damián Alcázar y Bruno Bichir. Eso no es todo, en ese paquete de noticias llenas de frivolidad también hay quienes, de ellos, se habla por su trayectoria, en este rubro se encuentran los que se creen iluminados y sólo regalan unos cuantos minutos a las sesiones donde se debate el tema.

Pero ahora se sabe que los llamados intelectuales, que en su mayoría son diputados designados, no han aportado nada en las mesas de discusión y análisis, ya que quienes están es estos casos se dignan sólo a hacer acto de presencia para pasar lista y se retiran de inmediato, ya que al parecer su persona vale tanto que ni una Constitución alcanza para pagarles su asistencia.

Una de ellas es Clara Jusidman Rapoport, de quien nos cuentan que por salirse antes de terminar las sesiones, fue en contra de un acuerdo que había impulsado el Coordinador de su grupo parlamentario, Porfirio Muñoz Ledo, a quien prácticamente no pela y, cuando está en las sesiones, vota como se le dé en gana y no por libertad de voto, sino por ignorar el contenido de los temas a debate y los acuerdos a los que llegan.

Por supuesto que nadie regatea los méritos de Clara Jusidman para formar parte del Constituyente citadino, ya que posee una trayectoria de más de 50 años en la vida académica, política y social, donde ha hecho valiosos aportes en materia de desarrollo social y derechos humanos, pero para la mayoría de los diputados constituyentes lo realizado hasta la fecha por Jusidman no es lo que se esperaba de ella y esto viene a colación porque, precisamente por salirse de las reuniones, la falta de su voto impidió que la semana pasada el pleno de la Asamblea eligiera a quienes encabezarán las carteras de áreas tan relevantes para el funcionamiento de ese órgano, como es el caso de Administración, Transparencia, Comunicación Social y Servicios Parlamentarios.

Lo lamentable en este asunto es que desde su instalación, el 15 de septiembre pasado, este órgano legislativo no sólo no ha mostrado avances en los temas a discusión, sino que al interior no hay condiciones para el trabajo óptimo por la inexistencia de servidores públicos que llenen los espacios de las áreas administrativas acéfalas, al grado que lo poco que existe de información son las versiones estenográficas y documentos completos de los acuerdos logrados, que para efectos prácticos lo único que provocan es tedio y éstos dan pauta para una libre interpretación.

La falta del voto de Jusidman en la referida sesión sin duda retrasará aún más los nombramientos aludidos, pero también seguirá provocando vacíos informativos para los habitantes de la Ciudad de México en general y para los representantes de la prensa en particular, porque en la página web de la Asamblea no hay ni una foto o algún boletín de las sesiones y por ende una entrevista con alguno de los cien integrantes de la Constituyente es casi imposible para los representantes de los medios informativos no acreditados ante el órgano legislativo.

Qué pena, si hoy los constituyentes dan una imagen de faltistas y desorientados en los temas de su análisis y toma de decisiones, es de imaginarse la Carta Magna que tendrá la Ciudad de México. En fin, todavía hay tiempo para que apellidos como Alcázar, Bichir y Jusidman puedan hacer algo por nuestra ciudad, porque ya llevan mes y medio y si algo se ha dicho de ellos es por sus ausencias y poca seriedad en sus participaciones.


También te puede interesar:
Bloque opositor para 2018
Crisis en el PAN
Alerta máxima en Edomex