Opinión

Consecuencias
de la 'casa blanca'

1
   

    

Virgilio Andrade. (Ilustración )

Se podrá decir lo que se quiera de la investigación de la 'casa blanca' de la esposa del presidente, pero no se puede argumentar que no hubo consecuencias.

Angélica Rivera de Peña devolvió la casa al grupo Higa. Esta constructora quedó fuera del contrato por cuatro mil 800 millones de dólares que implicaba el tren rápido México-Querétaro, y el presidente ofreció una disculpa pública a la nación.

Lo que inició con una investigación periodística, tuvo repercusiones reales y no hubo oídos sordos ante el reclamo que generó.

Desde luego hay quienes no se sienten satisfechos con el desenlace de este episodio importante en la vida nacional, pero se saldó de la única manera que podía hacerse: la devolución del inmueble y deshacer el trato.

La empresa perdió un contrato multimillonario luego de haberlo ganado, porque se canceló la construcción de la obra ferroviaria como una evidente consecuencia de lo que era un conflicto de interés.

Claro, un sector de la opinión pública, y de la opinión política, quería que el presidente dimitiera a raíz del conflicto de la 'casa blanca'. O que se hiciera el haraquiri en público por ese hecho.

La intención de generar una crisis política no podía prosperar porque le hacía daño al país, y como tal no se dio, aunque el presidente ha pagado ese malhadado hecho de la 'casa blanca' con una severa caída en los índices de popularidad.

¿Qué más podía hacerse ante un posible conflicto de interés al adquirir una propiedad de una empresa contratista del gobierno?

Luego de un pésimo manejo inicial de la crisis generada por el hallazgo periodístico, se hizo lo conducente: devolver la propiedad, no favorecer a la empresa Higa y ofrecer una disculpa pública.

Se reclama que no se haya ido más lejos en la sanción, ¿pero qué significaba ir más lejos? Un suicidio político y económico para el país, peor aún en momentos de crisis de global que nos pega con singular fuerza.

Llama la atención que quienes se dicen insatisfechos por el desenlace de la 'casa blanca', no utilicen la misma vara para medir otros conflictos de interés, o estafas en despoblado como fue el caso de la Línea 12 del Metro.

Con la Línea 12 no sólo hubo conflicto de interés, sino un vulgar atraco. El monto total de la fallida obra fue de 45 mil millones de pesos. Los trenes se adquirieron por adjudicación directa. La obra civil estuvo a cargo de la empresa cuyo vicepresidente es hermano del representante del gobierno de realizar el proyecto. La obra no sirvió para esos trenes. Éstos no son compatibles con las vías. Y el responsable de ese tema lleva casi cuatro meses viviendo en París.

Para el caso de la 'casa blanca' sí hubo consecuencias y se saldó de la mejor manera que podía hacerse: deshacer el trato. Tarde, pero se hizo.

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:
El PRD quería su Maximiliano
El enemigo de la libertad de expresión
Beltrones y los destapes