Opinión

¿Conoces las ocho negociaciones que cambiarían tus finanzas personales?

1
 

 

ME alberto tovar.

Es usual pensar que todo está definido y que uno solo toma las opciones disponibles, pero en realidad siempre existe la posibilidad de hacer un proceso de negociación que ayude a mejorar las condiciones de nuestras finanzas personales.

Veamos algunos acuerdos importantes.

1.- Vivir con la pareja implica un contrato de convivencia, en el que el tema económico es uno de los puntos fundamentales. Es imprescindible sentar las bases con un alineamiento de metas que lleve a identificar el esfuerzo que realizarán ambos.

2.- Es un error pensar que la relación con los hijos es siempre impositiva. El ahorro depende en buena medida de la familia en su conjunto; aspectos tales como cuidar el uso de la energía, el agua o la telefonía llegan a ser relevantes. Además, esta práctica de involucramiento es esencial para el aprendizaje.

3.- Se piensa que las instituciones son inamovibles, pero aunque no lo creas, es frecuente que los ejecutivos o gerentes tengan cierto margen de maniobra para ofrecer una mejor condición en una inversión o un crédito. Ayuda significativamente conocer la oferta de la competencia para presionar.

4.- Un regateo obvio ocurre en las compras, sobre todo en las del sector informal. Sin embargo, es factible encontrar ángulos para solicitar un descuento en tiendas establecidas con excusas como un embalaje maltratado, el que sea el artículo en exhibición o el número de productos que se adquirirá. Simplemente, pagar con efectivo ayuda. Ahora bien, la negociación no significa necesariamente un menor precio, puede implicar servicios sin costo o mejores condiciones de pago. Estos elementos son de especial relevancia a la hora de comprar una vivienda o un auto, por ejemplo.

5.- Otro escenario frecuente para la negociación es el trabajo, donde es posible obtener un mejor sueldo, bonos, comisiones, prestaciones o condiciones laborales.

6- Muchas veces son los amigos quienes provocan mayores gastos, así que ponerse de acuerdo con ellos para reducirlos, es una buena opción para todos.

7.- Si se tiene una empresa, parte del hacer, es llevar a cabo arreglos con los socios o si es familiar discutirlo con todos los miembros. Pueden hacerse avances significativos en la forma de administrar los recursos propios y de la compañía.

8.- Finalmente, aun cuando parezca extraño, la más importante es: negociar contigo mismo. En ocasiones uno es quien boicotea la planeación financiera.

También te puede interesar

¿Qué le pasa al servicio bancario?

¿Disfrutas de tus finanzas personales?


¿Qué me conviene?: rentar o comprar mi vivienda