Opinión

Conectando a los jóvenes
con la era digital y del conocimiento

 
1
 

 

Millenials. (Archivo)

“La juventud experimenta un placer increíble cuando ve que empiezan a fiarse de ella y a dejarla participar en cosas serias”.
Fenelón (1651—1715).

Este 12 de agosto celebramos el Día Internacional de la Juventud establecido atinadamente por la Organización de las Naciones Unidas desde 1999. En México “los jóvenes son la mayor fortaleza del país para competir, crecer y triunfar en el siglo XXI”, como lo ha expresado el señor presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto. Por ello, en este año el gobierno federal ha denominado agosto el mes de la juventud.

Día a día nuestros jóvenes con su energía, talento y esfuerzo contribuyen a construir un México más fuerte, más próspero y más incluyente, del que todos estamos orgullosos. Pero también enfrentan retos de gran magnitud: viven en un mundo que se transforma a una velocidad vertiginosa debido al desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC). Vivimos la era digital y del conocimiento.

La juventud no sólo compite con profesionales de su país, sino también con la innovación y desarrollo tecnológicos que en alguna medida sustituyen el trabajo del hombre. Un dato que ilustra la magnitud de este cambio se refleja en el incremento del conocimiento humano y la información, los cuales actualmente se duplican cada cinco años, lo que antes llevaba hasta mil años si nos remontamos al inicio de la era cristiana.

El desarrollo exponencial del conocimiento y la información han permitido innovadores avances tecnológicos como la producción industrial a través de la impresión en tercera dimensión, vehículos que transitan sin conductor o realizar operaciones quirúrgicas a distancia a través de un robot. Es por ello que en la era digital las naciones impulsan el desarrollo de estas tecnologías, así como una especialización y preparación continúa de sus jóvenes que requiere ser más amplia en materias, en idiomas y en tecnologías, para que cuenten con las mejores condiciones y habilidades que les permitan competir y triunfar dentro y fuera de sus fronteras.

México no es la excepción. Como lo ha instruido el presidente Peña Nieto, a través de la reforma constitucional de telecomunicaciones generamos las condiciones para acercar a nuestros jóvenes las herramientas que les permitan estar mejor preparados y con ello acceder a más oportunidades de conectividad con la información y con el uso de tecnologías de vanguardia, difusión de ideas, investigación, especialización, en suma, integrarse a la era digital y del conocimiento.

Gracias a esta reforma, el acceso a internet en México es un derecho constitucional. A partir de su vigencia, el número de usuarios de internet creció en más de 20 millones, hemos pasado de 41 a más de 62 millones de mexicanos que lo utilizan. Es de destacar también que los precios de los servicios de telecomunicaciones han disminuido en promedio 23 por ciento en los últimos tres años, y de acuerdo a organismos especializados tenemos las tarifas más bajas de América Latina en telefonía móvil.

Aunado a todo esto, hemos impulsado el programa México Conectado con el propósito de dar a más mexicanos, principalmente a los jóvenes, la posibilidad de conectarse a internet de manera gratuita. A través de este programa se ha contratado conectividad a internet de banda ancha en más de 100 mil sitios y espacios públicos en todo el país, beneficiando a millones de personas en zonas urbanas y rurales de difícil acceso, así como en escuelas primarias, secundarias, preparatorias y universidades. Por cierto, es importante mencionar que este programa ha sido reconocido por la Unión Internacional de Telecomunicaciones como el mejor programa en su tipo en el mundo y como un modelo destacado que será replicado por otras naciones de este organismo para reducir la brecha digital.

Como complemento al objetivo de fomentar el desarrollo de habilidades digitales entre toda la población, el programa de Puntos México Conectado ya cuenta con una red de centros de inclusión digital en todo el territorio nacional. Es importante destacar que a la fecha el programa consta ya de más de 220 mil socios inscritos, de los cuales 105 mil son jóvenes entre los 12 y 29 años, y registra más de 125 mil inscripciones a cursos de habilidades digitales, robótica, innovación y emprendimiento tecnológico.

La reforma de telecomunicaciones mandata también la instalación de la Red Compartida, la cual surge de la liberación de la banda 700 MHZ como producto del Apagón Analógico y cuya licitación se encuentra en curso. Esta red permitirá llevar internet y telefonía móvil a todo el país, incluyendo aquellos sitios que no cuentan con estos servicios. El objetivo es alcanzar a más del doble de mexicanos atendidos por las redes que operan actualmente.

A decir de algunos operadores de servicios de telecomunicaciones, se trata del proyecto de telecomunicaciones más ambicioso que se desarrolla actualmente en el mundo. México es el primer país en aplicar este innovador modelo App autofinanciable que establece un nuevo paradigma en el despliegue, operación y manejo de las redes móviles.

La Red Compartida implica un esquema que permitirá la optimización de la comunicación de las personas, el internet de las cosas, de las ciudades y una más eficiente producción. Ya se toma como una referencia por otros países, quienes manifiestan su gran interés y observan su implementación como un posible caso de éxito que fije un parteaguas en el sector.

Es así como el gobierno de la República proporciona a los jóvenes las herramientas necesarias para detonar su potencial. Ahora nuestra juventud de comunidades rurales estudia a través de internet; las mujeres y hombres trabajadores del campo se capacitan en sitios con internet gratuito para lograr mejores cosechas; los emprendedores que inician un negocio se promocionan utilizando la red; los artesanos pueden conectarse con los mercados para vender sus productos, y jóvenes estudiantes compiten en el desarrollo tecnológico. El gobierno de la República, a través de la SCT, conecta a la juventud mexicana con la era digital.

Brunner, José y Carlos Tedesco (eds). Las nuevas tecnologías y el futuro de la educación. Buenos Aires, Argentina: IIPE UNESCO/Septiembre Grupo Editor, 2003, p. 23.

El autor es Secretario de Comunicaciones y Transportes.

Twitter: @gruizesp

También te puede interesar:
Reconocimiento internacional a la reforma de telecomunicaciones
México, una nueva era en telecomunicaciones
Balance de tres años

>