Opinión

Complicados factores externos para el resto
de 2015

Federico Rubli Kaiser*
1
 

 

Banxico

En la medida en que instituciones oficiales como el Banco de México y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público continúan revisando a la baja sus pronósticos sobre el crecimiento económico de 2015, analistas del sector privado hacen lo propio. En el IMEF también estamos atentos a la información económica oportuna que se da a conocer para revisar nuestras expectativas sobre el entorno macroeconómico, plasmadas en nuestra encuesta mensual que llevamos a cabo entre cerca de 30 integrantes del Comité Nacional de Estudios Económicos.

Los resultados de la última encuesta llevada a cabo el día 13 de agosto se muestran en el cuadro adjunto. Debe señalarse que dicha encuesta de expectativas fue levantada antes de que se diera a conocer nueva información sobre indicadores de evolución de la economía, incluida la reciente revisión de los pronósticos del Banco de México y de la SHCP. Pero con la información que se conocía entonces, el IMEF estima que el PIB se expandiría 2.5 por ciento en 2015.

No obstante, como se comentó, a la luz de la nueva información disponible y faltando aún el levantamiento de nuestra próxima encuesta que se hará a comienzos de septiembre, el IMEF revisó su pronóstico de manera preliminar tomando en cuenta diversos indicadores recientes, para estimar un rango de expansión del PIB de 2015 de 2.1 a 2.4 por ciento.

En el entorno actual, la formación de las expectativas económicas está principalmente determinada por la evolución de factores externos. Como se ha observado en las últimas semanas, estos factores son sumamente cambiantes.

Dentro de los más relevantes que influirán y que debe dársele un seguimiento apropiado están: (1) seguir la evolución de la situación en China, pues gran parte de la volatilidad financiera internacional que ha propiciado la depreciación del peso frente al dólar tiene este origen; (2) la próxima reunión de política monetaria de la Reserva Federal del 17 de septiembre es definitoria para ver si inicia el ajuste de las tasas de interés; y (3) tomar en cuenta que se ve muy difícil que el precio internacional del petróleo muestre una recuperación importante en el corto y mediano plazos.

Dentro de los factores internos a los que próximamente debemos estar muy atentos, debemos considerar: (1) el envío al Congreso por parte de la SHCP, el 8 de septiembre, del paquete presupuestal para 2016, con la expectativa de cómo se plantearán concretamente los lineamientos del “Presupuesto base cero”; y (2) observar si ante la continua volatilidad del tipo de cambio, el Banco de México decida adelantarse a la Reserva Federal y efectuar un ajuste al alza de su tasa de interés de referencia.

Como en ocasiones anteriores, un ejercicio útil que lleva a cabo el IMEF acerca de su pronóstico del PIB, es identificar las posibles fuentes que llevarían a una determinada tasa de expansión. La gráfica presenta la contribución que diversos sectores harían para alcanzar una estimación de crecimiento de 2.4 por ciento en 2015, que corresponde al límite superior de nuestro rango preliminar.

En conclusión, en el IMEF pensamos que con cierto impulso moderado en la segunda mitad del año, podría ser factible alcanzar el rango superior de 2.4 por ciento de nuestro pronóstico.

* El autor es presidente del Comité Nacional de Estudios Económicos del IMEF.

Correo: federico@rubi.net

También te puede interesar:
Puntos a considerar en devolución de saldos a favor del IVA
El emprendimiento de alto impacto durante la “edad dorada”
La innovación como elemento central de la Planeación Estratégica

imef