Opinión

Competitividad ‘escapará’
por un túnel como
'El Chapo'

1
 

 

tunel

Quien piense que la fuga de Joaquín El Chapo Guzmán del penal de El Altiplano no tendrá ningún impacto en la economía del país, se equivoca de manera flagrante.

La principal afectación se dará en el rubro de competitividad para el crecimiento, en el que, de por sí, México continúa en un tobogán en las principales clasificaciones internacionales.

En el Reporte Global de Competitividad 2014-15 del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés), de 144 economías evaluadas en 12 pilares de la competitividad, la mexicana ocupó el sitio 61 y descendió seis lugares respecto al informe de 2013-14.

Antes, en el reporte de 2012-13 México había perdido dos escalones, por lo que en los últimos dos años su caída fue de ocho posiciones. En el ranking mundial de competitividad para 2015 de la escuela suiza de negocios IMD, el país recuperó dos peldaños, al pasar del lugar 41 al 39 entre 61 economías evaluadas.

Sin embargo, esa clasificación implica estar por debajo de media tabla, donde México ha permanecido en los últimos años, en buena medida por la débil eficiencia gubernamental.

Lo preocupante es que en el reporte del WEF, dentro del pilar de instituciones, México ocupó el lugar 140 en el indicador de crimen organizado, sólo antes de Venezuela, Honduras, El Salvador y Guatemala.

La corrupción, así como el crimen y el robo, son algunos de los factores más problemáticos para hacer negocios en el país.

Antes de la huida de El Chapo por un túnel, México estaba en los últimos lugares en el rubro de crimen organizado, pero la fuga del jefe del Cártel de Sinaloa podría poner al país en el fondo de la tabla.
El escape de Guzmán, según el secretario de Gobernación, Miguel Osorio, “tuvo que haber contado con la complicidad de personal y/o funcionarios del Centro de Readaptación Social de El Altiplano”.

La fuga de El Chapo es un botón de muestra más de que la gobernabilidad está seriamente amenazada por la corrupción y la violencia del crimen organizado.

La corrupción y la impunidad que la acompaña están limitando el crecimiento de la economía mexicana, pues dañan la confianza de los consumidores de clase media e inhiben la inversión de las empresas. México es percibido como el país más corrupto de los 34 miembros de la OCDE, según la investigación presentada recientemente por el Imco y el CIDE.

La corrupción y la impunidad son los principales obstáculos para fortalecer el Estado de derecho y la legalidad en el territorio nacional.

En un comentario emitido ayer, el economista en jefe para México de Bank of America Merrill Lynch, Carlos Capistrán, señaló que uno de los diez puntos clave del segundo semestre del año es la evolución de la violencia, la corrupción y las protestas sociales.

Por lo pronto, si no hay una pronta recaptura de El Chapo, habría que esperar un descenso del país en el ranking de competitividad por un túnel como el que utilizó el líder del Cártel de Sinaloa.

Twitter: @VictorPiz

Correo:
vpiz@elfinanciero.com.mx

También te puede interesar:
México, tan lejos de Grecia y China pero tan cerca de la Fed
De la tragedia al ‘dracma’ griego
El dilema de Carstens y Banxico