Opinión

¿Compensará el mercado interno a las exportaciones?

 
1
 

 

Audi Prologue el auto insignia del futuro 2015

¿Cuánto habrá de crecer el mercado interno en el segundo semestre del año? ¿En qué medida podrá compensar el freno de las exportaciones?

Ayer le comenté en este espacio que el entorno externo se ha complicado. Hay un freno en la economía de Estados Unidos.

Cuando se envió al Congreso el Paquete Económico para 2015, en septiembre del año pasado, la previsión era que la economía norteamericana creciera 3.0 por ciento en este año.

De acuerdo con los datos del primer semestre del año, quizás el crecimiento pueda estar en poco más de 2.0 por ciento. Uno de los factores que explica esta baja es el “superdólar”, que ha reducido la competitividad de las exportaciones de nuestro vecino del norte, y eso puede pegar también a la demanda de insumos provenientes de México.

Pero, en contraste, el mercado interno ha tenido un mejor desempeño que el previsto, con tasas de crecimiento altas, que han sorprendido a los expertos.

En los primeros siete meses del año las ventas nominales de Walmart –la principal cadena minorista de México– crecieron 5.3 por ciento a unidades iguales. En términos reales esta cifra es de poco más de 2.0 por ciento y es el mejor desempeño desde hace muchos años.

Las ventas domésticas de autos, en términos de número de unidades, crecieron a un espectacular 20.9 por ciento en el mismo periodo, lo que no habíamos visto en México desde hace muchos años.

¿Por qué ese comportamiento del mercado interno? ¿Por qué, pese a esos datos, existe la percepción de que la economía no anda bien?

La razón de estos incrementos tiene que ver con dos factores: la realidad y la expectativa.

La realidad es que los ingresos del sector formal de la economía crecieron en términos reales. El crecimiento de la masa salarial real se obtiene multiplicando el del volumen de empleo formal –medido a través de las cifras de empleados cotizantes al IMSS– por la variación del salario real.

Hasta junio (esta semana se dan a conocer cifras de julio), el empleo había crecido en 4.4 por ciento, mientras que el salario nominal lo hizo en 4.2 por ciento. Con una inflación que en ese mes fue de 2.9 por ciento, hubo un crecimiento de los salarios reales de 1.26 por ciento.

De esta manera, la masa salarial real repuntó en 5.7 por ciento.

Cuando se ve esa cifra, se explica que haya más compras tanto en los supermercados como en las distribuidoras de autos, por ejemplo.

El otro factor es el de la expectativa. Uno de los indicadores de éste es el índice de confianza del consumidor.

Durante los primeros siete meses del año su valor se incrementó 3.9 por ciento en promedio respecto al mismo periodo de 2014. Eso también explica mayor confianza al hacer compras por parte de la gente.

Pero, con todo, el mayor crecimiento del mercado interno no podrá compensar el impacto de las complicaciones del entorno externo, máxime por el efecto que en el segundo semestre del año tendrán hechos como el alza del dólar y la previsible elevación de las tasas de interés.

Esos hechos tendrán que reflejarse en el Paquete Económico de 2016, que conoceremos el próximo 8 de septiembre, y en el llamado Presupuesto Base Cero, que habrá de presentarse.

Un tema del que comentaremos mañana.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Las complicaciones que llegaron del norte
Tiempo de ver el bosque
Signos de cambio