Opinión

¿Cómo valorar un seguro de gastos médicos mayores?

Con los costos de los hospitales y los servicios médicos privados es verdaderamente un lujo enfermarse, por lo que si se desea tener una cobertura en este sentido, la opción es el seguro de gastos médicos mayores.

Como el mismo nombre lo indica, nos permite enfrentar contingencias que trascienden la consulta esporádica o la enfermedad pasajera. En este caso se está previendo tener el recurso suficiente para una operación; estancia larga en un hospital; tratamientos que requieren estudios; o una intervención quirúrgica.

La decisión sobre las características a contratar, se encuentra en una proporción alta sobre cinco elementos fundamentales: la cobertura, el monto, el coaseguro, el deducible y la prima.

1. La cobertura depende del número y edades de las personas que amparan la póliza, pues la compañía calculará el riesgo de que alguno de ellos la utilice. Un aspecto a tomar en cuenta son los casos cubiertos; por ejemplo si está considerado el parto natural o, en caso de preexistencias, algún problema coronario o de otra índole.

En este renglón, es importante definir el nivel de los hospitales a los cuales podrá tener acceso y con esto me refiero al precio.

2. El monto del seguro es un punto de referencia obligado pues representa el valor máximo a cubrir por evento y por asegurado. Si por ejemplo, la póliza es por un millón de pesos, significa que cubrirá casos hasta por esa cantidad. Habría de aclararse que el monto está disponible para cada asegurado y por cada evento independiente.

3. El coaseguro implica una erogación que el cliente debe realizar, dependiendo de cada evento. Se expresa en porcentaje, de tal manera que si por ejemplo es 10 por ciento, quiere decir que el cliente liquidará ese porcentaje de la cuenta y la compañía el 90 por ciento restante. Desde luego, entre menor sea el porcentaje de coaseguro el cliente pagará más por la póliza adquirida.

4. El deducible es un aspecto clave y de su nivel dependerá que tanto se use la póliza, pues si es bajo, podrá cubrir mayor número de eventos médicos y, si por el contrario, es elevado, la contingencia deberá ser muy cara para que convenga utilizar el seguro.

5. La prima es el pago por la póliza y estará en función del riesgo que percibe la aseguradora y las características de los 4 elementos anteriores: cobertura, monto, coaseguro y deducible.

Este último punto debe ser sopesado con nuestras finanzas personales desde el momento en que implica un compromiso de largo plazo.