Opinión

¿Cómo va el control a la corrupción en tu estado?

 
1
 

 

Corrupción

La agenda postelectoral del 2017 y la contienda rumbo a la presidencia del 2018 no pueden distraer nuestra atención de la lucha contra la corrupción. Menos en este momento: el 18 de julio próximo vence el plazo para que los 32 estados realicen la reforma constitucional y aprueben las leyes que les permitirán implementar sus Sistemas Locales Anticorrpución (SLA).

Es necesario que la población, las organizaciones de la sociedad civil, los académicos y las autoridades de cada entidad federativa vigilemos la construcción de cada uno de estos sistemas porque está en juego la creación de un mecanismo que nos permitirá controlar la forma como se ejerce el poder por medio de la prevención, detección, control y sanción de los posibles actos de corrupción.

En particular, tres aspectos merecen atención. El primero aspecto es que la legislación anticorrupción nacional y estatal estén armonizadas para facilitar la coordinación y la articulación de acciones y sanciones en el país. Los marcos normativos locales y el nacional deben coincidir en cómo tipifican las faltas administrativas graves para permitir que las investigaciones sean posibles y fincar de responsabilidades sin importar el estado en el que se haya cometido el posible acto de corrupción.

El segundo aspecto que debemos cuidar es que las designaciones de funcionarios que integrarán las instituciones de los sistemas locales se hagan de manera transparente y en ejercicios de apertura. Es posible que cada entidad federativa replique algunos elementos de la experiencia federal.

Los nombramientos para el Sistema Nacional Anticorrupción han sido vigilados por la sociedad civil organizada y, a pesar de ello, por ejemplo, aún sigue entrampada la designación del fiscal nacional anticorrupción. Por esta razón, tenemos que cuidar y exigir cuentas a los poderes ejecutivo y legislativos locales sobre estas designaciones.

El tercer aspecto que debemos tener en la mira es el presupuesto. La situación es muy clara: sin presupuesto los Sistemas Locales Anticorrupción sólo serán un discurso. A nivel federal, el Comité de Participación Ciudadana ha advertido que, sin presupuesto, ni él, ni el Secretariado Ejecutivo, pueden arrancar funciones, pues no puede allegarse de instalaciones, personal y equipo.

En las últimas décadas del siglo XX la demanda de cambiar las reglas para acceder al poder en nuestro país convocó a la población en general, a periodistas, a activistas, a académicos, a políticos, a servidores públicos, a grupos organizados de la sociedad civil y en el año dos mil fuimos testigos de la alternancia.

Hoy de nuevo es necesaria una causa que nos convoque a todos desde nuestras distintas trincheras en cada uno de los rincones de México. Esa causa es generar e implementar los mecanismos efectivos que nos permitan controlar la forma como se ejerce el poder en México.

Los esfuerzos de estos y nuevos actores hoy es impulsar e implementar mecanismo reales que permitan controlar el ejercicio del poder. Si el 2000 fue el año de la alternancia en el poder, el 2018 debe ser el año en que los mexicanos elijan entre quienes decidan consolidar estos esfuerzos por contener y controlar la corrupción y la impunidad.

Los Sistemas Locales Anticorrupción son mecanismos para controlar el ejercicio del poder en los 32 estados. El 18 de julio es la fecha límite para la armonización de leyes estatales anticorrupción, el primer paso para tener mecanismos que permitan prevenir, detectar y sancionar posibles actos de corrupción. ¿Cómo va tu estado? El control de la corrupción debe ser más que un discurso de candidatos, debe ser un consenso en las prácticas.

Twitter: @joelsas

También te puede interesar:
​Duarte, Yarrington, Veytia... ¿desafíos para el SNA?
​Identidades en peligro, un pendiente más para México
Ante la crisis, transparencia y máxima publicidad