Opinión

¿Cómo sí ‘joder’ a México?

 
1
 

 

¿Cómo sí ‘joder a México’?

El análisis del crecimiento de la economía mexicana no debe limitarse al avance que tuvo el PIB en el tercer trimestre del año, si bien superior al esperado por el mercado.

Según la estimación oportuna del Inegi, la actividad económica en México creció 2.0 por ciento anual en el periodo julio-septiembre de 2016, con cifras originales.

El consenso de analistas en una encuesta de Bloomberg esperaba un avance de 1.7 por ciento.

Pero es el menor crecimiento desde el segundo trimestre de 2014.

Además, al compararse con el trimestre previo hay una evidente desaceleración, pues en el periodo abril-junio el PIB creció 2.5 por ciento anual.

El problema es el bajo crecimiento histórico, lo que, parafraseando al presidente Enrique Peña, es una manera de ‘joder’ a México.

La economía mexicana crecerá alrededor de 2.1 por ciento en 2016, según la previsión del mercado.

Esa cifra coincide con el crecimiento promedio de los últimos 16 años, recordó Guillermo Aboumrad, director de estrategias de mercado de Finamex.

El hecho de crecer poco tiene muchas implicaciones para la economía nacional.

La calificadora S&P decidió en agosto poner en negativa la perspectiva de la calificación soberana de México por el bajo crecimiento del PIB.

Cuando este reportero le preguntó a su analista Joydeep Mukherji qué estaba detrás de esa decisión, respondió así: “en una palabra, crecimiento”.

A S&P le preocupa la tasa de crecimiento de la economía mexicana en el largo plazo, es decir en tres a cinco años y hacia adelante.

México ha hecho casi todas las reformas estructurales posibles para mejorar la calidad de la economía, pero sólo crece entre 2.0 y 3.0 por ciento cada año.

Eso es suficiente para mantener la estabilidad, pero no para evitar que la deuda pública continúe incrementándose.

Para 2017 el consenso entre analistas recortó el pronóstico de crecimiento de 2.5 a 2.3 por ciento, de acuerdo con la encuesta de Bloomberg de octubre.

No obstante, las proyecciones económicas para México son demasiado optimistas, según BNP Paribas.

Una nota reciente de Bloomberg documentó el pesimismo de Marcelo Carvalho, economista de ese banco, quien dice que la economía mexicana sólo crecerá 1.5 por ciento en 2017.

En la medida que haya un menor crecimiento económico, habrá una mayor presión sobre la deuda, pues el nivel de ingresos difícilmente aumentará sustancialmente.

Esa es una señal muy clara de que hay una posibilidad de deterioro de la calidad crediticia de México.

De hecho, Aboumrad advierte de que una baja de la calificación soberana ya está incorporada en los precios del riesgo crediticio.

Al analizar los credit default swaps, que miden el riesgo de crédito, en 2014 con una calificación BBB+, la que tiene México en la escala de S&P, estábamos igual que Perú y Tailandia.

En 2016, el riesgo de crédito de México se disparó y es ya superior al de Perú y Tailandia, e incluso al de India, que tiene una calificación BBB-.

La posibilidad de una baja en la calificación soberana en 2017 es muy alta por el lento crecimiento de la economía. Y eso sí es ‘joder’ a México.

Twitter: @VictorPiz

También te puede interesar:
Los ‘trucos’ en los pronósticos fiscales
¿Sí o no al consejo fiscal?
México, confianza contra pesimismo