Opinión

¿Cómo se ve el sexenio?

 
1
 

 

Sexenio de EPN. (Especial)

Con los datos y estimaciones del Paquete Económico 2018 que fue presentado el viernes pasado, ya pueden hacerse algunos comparativos del sexenio completo en materia de crecimiento y finanzas públicas, sobre la base de las estimaciones que los documentos presentan.

El panorama es de claroscuros, según lo podrá observar en estas variables.

1.- Un crecimiento de la economía muy uniforme en tres sexenios.

Aunque Hacienda maneja los rangos de crecimiento del PIB de 2.0 a 2.6 por ciento para este año y de 2.0 a 3.0 por ciento para el próximo, los datos presupuestales están construidos con una estimación puntual de 2.15 por ciento para 2017 y 2.5 por ciento para 2018.

Así, se puede estimar que el crecimiento promedio anual en el sexenio sería de 2.17 por ciento. ¿Cómo se compara con las administraciones anteriores? Con Calderón la tasa fue de 2.09 por ciento; con Fox, de 2.24 por ciento. La realidad es que al término del sexenio no habrá existido ninguna diferencia significativa en materia de ritmo de crecimiento con relación a las dos anteriores administraciones. Es decir, seguirá la asignatura pendiente de aumentar el crecimiento económico.

2.- La mejoría del consumo privado.

De acuerdo con los datos de los Criterios Generales de Política Económica, el consumo privado habría aumentado en el sexenio a un ritmo promedio anual de 2.35 por ciento, ligeramente por arriba de la tasa del PIB. En el sexenio de Calderón la tasa promedio de esta variable fue de 2.2 por ciento mientras que en el de Fox fue sustancialmente mayor: 3.57 por ciento en promedio.

3.- La caída de la inversión productiva.

El gran rezago de este sexenio en la economía mexicana tiene que ver con la inversión productiva. Los datos de Hacienda permiten calcular un ritmo de crecimiento de la inversión en este sexenio que habrá sido de 1.70 por ciento. En el sexenio de Calderón, la tasa promedio fue de 2.39 por ciento, mientras que en el de Fox, de 2.14 por ciento.

4.- El desplome de la inversión pública.

La explicación fundamental a la caída de la inversión total es lo que pasó con la inversión pública. De acuerdo con los datos y proyecciones presentados en el Presupuesto, la inversión física habrá caído en este sexenio en 36.5 por ciento, lo que implica un retroceso anual promedio de 7.6 por ciento. Este dato contrasta con el crecimiento medio de 12.5 por ciento al año en el sexenio de Calderón, cuando la inversión pública actuó como instrumento anticíclico ante la gran crisis de 2008-09. Y en el caso de Fox, también tuvo un resultado positivo, con un ritmo de 5.6 por ciento anual en promedio.

5.- La mejora impositiva.

Uno de los resultados sobresalientes de este sexenio fue el aumento de la recaudación. Los ingresos tributarios del gobierno federal habrán crecido en el sexenio en 77.4 por ciento, lo que significa una tasa media anual de 9.6 por ciento. Para dimensionar la importancia del aumento, a precios de este año, equivale a 2.143 billones de pesos.

En contraste, en el sexenio de Calderón el ritmo medio anual fue de 2.3 por ciento y en el de Fox, con todo y la reforma fiscal, fue de sólo 2.5 por ciento.

Próximamente analizaremos otras variables derivadas del Paquete Económico.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
El ‘destape’, ¿quién y cuándo?
Los salarios y el TLCAN
El riesgo recesivo en 2018