Opinión

¿Cómo responder a la volatilidad?

 
1
 

 

SHCP advierte posible riesgo de guerra de divisas ante caída del dólar

DAVOS. – El viernes pasado nuevamente los mercados financieros de todo el mundo padecieron una de las peores jornadas del año.

El índice Dow Jones retrocedió 2.4 por ciento; el Financial Times de Londres 3.1 por ciento; el Nikkei lo hizo en 0.5 por ciento.

En el fondo de todo esto estuvo la impresionante caída de los precios del petróleo, que retrocedieron cerca de 5.0 por ciento, y que llevaron al WTI por debajo de 30 dólares por barril.

La mezcla mexicana siguió su desplome y cotizó en 20.70 dólares por barril.

La caída promedio en el mercado petrolero es de 20 por ciento en lo que va del año, de 47 por ciento en los últimos 12 meses y de ¡72 por ciento! en dos años.

En ese contexto se explica el récord al que llegó el dólar en México, con un nivel de 18.26 pesos al mayoreo y 18.55 en ventanilla.

Ya le hemos explicado muchas ocasiones que el peso se ha convertido en la puerta de salida de múltiples inversionistas cuando perciben un aumento de riesgo en los mercados emergentes. Pese a lo escandaloso de la cotización, lo realmente relevante es el comportamiento del precio del petróleo y lo que ese hecho puede estar diciendo.

Hay dos posibilidades.

La primera es que el extraordinario abaratamiento de los hidrocarburos se convierta en un motor de la actividad económica. Pero la segunda es que sea un indicador del debilitamiento productivo global y que su bajo precio no sea suficiente para incentivar el crecimiento.

En los últimos 12 meses, en promedio, la gasolina en Estados Unidos (EU) ha bajado en 9.0 por ciento, pero en los últimos dos años la caída es de 42 por ciento.

Esto es parte de lo que ha explicado el mayor consumo de las familias norteamericanas, pues han podido dejar de gastar en gasolina.

Por eso es un signo preocupante el que los minoristas de EU hayan reportado una caída de 0.1 por ciento en las ventas de diciembre, y que éstas se ubiquen para un mes igual en el nivel más bajo desde 2009.

Hay preocupación y algunos de los pesimistas empiezan a hablar de nuevo de una recesión mundial.

Sin duda este será el telón de fondo de las discusiones sobre las perspectivas del mundo, que cada año ocurren en Davos.

Aunque el tema formal que conduce las reuniones que comienzan mañana es “La cuarta revolución industrial”, es decir, lo que algunos han llamado el internet de las cosas u otros la convergencia de los mundos real y digital, la coyuntura obligará a los líderes mundiales que se van a reunir aquí a plantear respuestas a las inquietudes de corto plazo.

Para México en particular, es crítico el curso de la economía de Estados Unidos. La caída de los índices bursátiles del viernes fue una muestra de preocupación, no sólo por el desenvolvimiento financiero, sino también por el económico de ese país.

Lo dicho por Carstens la semana pasada en París, en el sentido de que frente a este cuadro quizás hubiera que emprender acciones heterodoxas por parte de los bancos centrales, parece ser clave.

Nos enfrentamos a una situación inédita, llena de incertidumbres, en donde es posible que las respuestas usuales ya no sean las adecuadas.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
El peso y el índice Big Mac
La historia detrás de la turbulencia
¿Es malo tener un dólar caro?