Opinión

¿Cómo le irá al peso tras la elección de hoy?

 
1
 

 

¿Cómo le irá al peso tras la elección de hoy?

El día de hoy México se juega más de lo que nos imaginamos. Lo que decidan los estadounidenses este martes va a impactar la situación del país por muchos años.

Quizá lo más inmediato es la cotización del peso frente al dólar.

La casa de bolsa Nomura, en Estados Unidos, calcula que tendríamos una depreciación del peso que llevaría la cotización a 25 pesos por dólar si gana Trump.

Otros analistas e intermediarios han calculado otras cifras, pero pocos estiman un nivel debajo de 22 en el caso de triunfo del candidato republicano.

Eso implica una depreciación de entre 18 y 35 por ciento si Trump se convierte en el próximo presidente de los Estados Unidos.

En el caso opuesto, ante un triunfo de Hillary, los pronósticos indican una apreciación de nuestra moneda, que va de niveles de 18.50 pesos –ya muy cerca de los que tuvimos ayer– a otros que anticipan incluso 17.50 pesos por dólar.

La ganancia respecto a los 18.55 de ayer por la tarde sería desde 0.3 hasta 5.7 por ciento.

En cualquier caso, se percibe una asimetría.

Si gana Trump tendríamos una depreciación muy fuerte; si gana Hillary el avance del peso frente al dólar sería moderado.

Hay otro ámbito en el que hay asimetrías y tiene que ver con el comportamiento de la economía en el mediano plazo.

Lo que los indicadores financieros sugerían desde días atrás es que de llegar Trump a la Casa Blanca probablemente tuviéramos una etapa de incertidumbre –en el mejor de los casos– que podría causar una recesión en 2017.

Póngase en el caso, por ejemplo, de las automotrices, con probabilidades de ser gravadas de modo especial por las operaciones que mantienen fuera de Estados Unidos. Las empresas seguramente combatirían un gravamen especial, pero en lo que se define el resultado, se postergarían las inversiones.

En este ámbito quizás el caso más preocupante no sea México sino China y el impacto mundial que podría tener un golpe económico al gigante asiático y ser un factor de inestabilidad para todo el sistema financiero.

Por el contrario, un triunfo de Hillary no implicaría necesariamente una más rápida recuperación de la economía norteamericana ante la expectativa de alzas de tasas a partir de diciembre.

Por eso, también la asimetría respecto a la situación de la economía. En un caso, sería un desastre y en el otro, habría poco impacto.

El riesgo mayor para la economía mexicana es una recesión en Estados Unidos.

Ello implicaría quizá también una recesión en México, o por lo menos una fuerte caída del crecimiento, y se acentuaría un ambiente de descontento en todos los niveles.

Tal escenario sería un ambiente más que propicio para los candidatos que cuestionan el modelo económico y el arreglo institucional que tenemos en México.

Por cierto, ¿cuántas críticas a Trump de López Obrador ha visto a lo largo de este año? No hay ninguna. Su visión es que no hay que meternos en los asuntos de Estados Unidos.

¿Será esa la explicación real o la razón de no hacerlas será el cálculo de lo que mucho que le beneficiaría el triunfo del republicano?

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Mitos y realidades en la víspera de las elecciones
Pemex: Ejecución, ejecución y ejecución
Gasto público, entre la eficacia y las mentadas