Opinión

Cómo impacta el aumento de las tasas
de interés

  
1
 

 

Fed

Después de un par de años de que los mercados esperaban que la Fed subiera su tasa de interés de referencia de corto plazo, el pasado miércoles decidió incrementarla en un cuarto de punto porcentual, es decir en 25 puntos base. Este movimiento resalta porque había estado casi en cero desde hace siete años como una estrategia para enfrentar la gran recesión de 2008. Como se esperan otros incrementos en los siguientes meses, este aumento equivale a un cambio en el ciclo de las tasas de interés en el mediano y largo plazos.

El hecho que la Fed eleve su tasa de interés es señal de que considera que la recesión tocó fin y que la recuperación es lo suficientemente fuerte como para iniciar la normalización de su política monetaria.

Por lo mismo, en los siguientes meses veremos diversos cambios en las economías de los países que estén relacionados de alguna manera con Estados Unidos.

Un primer impacto será que las tasas de interés que se cobran a los deudores será volátil, con movimientos poco bruscos, pero con clara tendencia de alza, como es el caso de las hipotecas, créditos para adquisición de bienes de consumo duradero como línea blanca y automóviles y, posteriormente, en los bienes inmuebles. Sin embargo, el impacto en las tasas de interés que se pagan a los ahorradores se reflejará más tarde, una vez que los bancos empiecen a reducir su liquidez.

De manera inmediata posterior al anuncio del incremento en la tasa de interés de la Fed, las bolsas de valores en el mundo tuvieron una reacción positiva, ya que se conoció que sólo subió un cuarto de punto, lo que eliminó la incertidumbre de la magnitud del incremento; asimismo, se interpretó como que era la señal anunciando que ya se había superado la crisis financiera de la década pasada.

Ahora los mercados cambian su análisis para tratar de identificar el impacto que este nuevo ciclo de tasas tendrá en las distintas empresas y países. Una primera consideración es que éstas, sobre todo las más endeudadas, tendrán mayores erogaciones por lo que reducirán sus utilidades o los gobiernos elevarán su déficit fiscal. Por lo mismo cabe esperar un reacomodo de los portafolios de los inversionistas, lo que se reflejará en una gran volatilidad de las bolsas de valores y en los riesgos de los países. Ahora veremos con más frecuencia la reducción de la calificación a distintas empresas y deuda soberana, como es el caso de Brasil y de Venezuela.

Otro impacto de las mayores tasas de interés es que reducen el precio de los bonos de deuda de largo plazo, por lo cual habrá minusvalías en los fondos de renta fija que tengan un elevado porcentaje de bonos de mediano y largo plazos.

Entre los mismos están los fondos de pensiones, las Afore y los fondos de jubilación, así como las reservas internacionales de distintos países que estén invertidas en bonos norteamericanos, como es el caso de China. Los ahorradores deberán revisar sus distintas posiciones de inversión para no llevarse sorpresas desagradables en el futuro.

Uno de los beneficiados será el dólar, que continuará fortaleciéndose.

Sin embargo, esto es equivalente a un mayor debilitamiento de las demás divisas, entre ellas el peso mexicano, el colombiano, el real brasileño y el rublo ruso, así como el euro.

Por lo mismo, no se espera una recuperación importante del peso a excepción de un incremento fuerte en el precio del petróleo, lo que tampoco es probable por otras razones.

Sin embargo, la debilidad del peso beneficiará a los exportadores mexicanos, al poder de compra de los que reciben remesas, al sector turístico y a las maquiladoras entre otros, lo que permitirá compensar la desaceleración económica mundial.

El cambio en el ciclo de las tasas mundiales de interés cambiará diversos sectores y empresas en los siguientes años, lo que significará costos elevados para algunos, pero grandes oportunidades para otros.

Todos estos temas y otros más se tratarán en el tradicional Seminario de Perspectivas Económicos que organiza anualmente en el Instituto Tecnológico Autónomo del ITAM, el próximo viernes 8 de enero.

El autor es economista.

Correo: benito.solis@solidea.com.mx

También te puede interesar:
Qué le pasa al tipo de cambio
Retos financieros para gobierno y empresas en 2016
La economía y la demanda interna siguen creciendo