Opinión

¿Cómo empezar a beber vino?


1


Vinos

En nuestro país no existe la milenaria y sana costumbre de acompañar la comida con vino, porque se relaciona con una bebida elitista a la cual pocos tienen acceso o en su caso con una celebración.

Tomando en cuenta nuestros hábitos alimenticios en las que predominan las sensaciones picantes, almidones, dulzores y grasas, para iniciarse a beber vino me permito sugerir el siguiente proceso:

1. Podemos empezar bebiendo blancos ligeramente dulces. Los más venidos son los típicos vinos alemanes baratos que se consiguen en cualquier supermercado, sin embargo son vinos de ínfima calidad. ¿Por qué no empezar con un vino australiano? El Little Pinguin Chardonnay. es una buena opción como vino de transición. Este vino es ideal para acompañar tostadas de pollo con un toque de chipotle.

2. Finalizada la anterior etapa continuemos con vinos rosados secos o inclusive hay quienes se inician a beber este estilo de vino porque los blancos no son muy de su agrado La decisión será de ustedes queridos lectores. El rosado tiene la frescura de un blanco con los matices aromáticos de un tinto. Estupenda opción para acompañar platillos típicos de cocinas como la china, hindú o tailandesa. Igualmente complementa delicias de nuestra gastronomía tales como chiles rellenos, mole poblano o unas enchiladas verdes. Sugiero vinos como De Casta de Bodegas Torres, Origen de la región de Toro, Emina de Cigales o Kaikén rosado. Todos ellos a menos de doscientos pesos por botella.

3. Sigamos con tintos maduros, es decir, con más de diez años de añejamiento, éstos no son tan agresivos debido a que su astringencia es más suave. La desventaja es que no son precisamente baratos y en tienda su precio alcanzará al menos quinientos pesos promedio, sin embargo son vinos que vale la pena probar si de verdad quieren entrar en este fascinante mundo debido a su complejidad y elegancia en algunos casos.

4. Por último vinos tintos y blancos jóvenes los cuales son más astringentes y ácidos respectivamente. Para estos inusuales calores otoñales recomiendo probar blancos secos como Kuiiy de Bodegas Las Nubes de Baja California, ideal compañero de chalupas poblanas, pozole blanco o pescado a la talla. Asimismo tintos jóvenes como el Montefiori Shiraz-Cabernet del Valle de Guadalupe, acompañan muy bien asados, cortes de carne, tacos de carnitas o una exquisita barbacoa.

No existe un manual de procedimientos para disfrutar el vino, éstas son sólo algunas recomendaciones que estoy seguro algunas serán de su agrado. Lo que dure cada etapa dependerá de ustedes. La única manera de saber si un vino nos gusta es probándolo. El mejor juez será su paladar. No se dejen guiar por atavismos o poses ridículas que en nada contribuyen a que disfrutemos nuestra mejor inversión. El vino es goce, no pose. ¡Salud!

Twitter: @Rene_Renteria

Facebook: Facebook.com/RRWCT

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:
Notas sobre de maridaje
El síndrome de la mejor ocasión

El descorche libre