Opinión

Cómo crecer más

 
1
 

 

Crecimiento. (Especial)

Ayer, la ANTAD dio a conocer sus resultados correspondientes a octubre. En ellos se aprecia que las ventas comparables contra el mismo periodo de 2016 crecieron en términos nominales en 2.1 por ciento.

Considerando que la inflación anual para dicho mes estuvo en 6.37 por ciento, entonces se puede calcular que hubo una caída en las ventas de 4.0 por ciento en términos reales.

Algunos visualizan que este comportamiento de octubre haya sido atípico, pues el mes se colocó entre un septiembre bueno derivado de las compras hechas para apoyo a los afectados por los sismos, y un noviembre en el que hay la expectativa de El Buen Fin, que se desarrollará el próximo fin de semana.

Así que, hay algunos que confían en que tengamos un desempeño este mes que compense los malos números de octubre.

Una parte de los resultados puede estar influida por este efecto transitorio, pero hay otra parte que refleja lo que hemos visto en otras variables y que habla de la indudable desaceleración del mercado interno.

Las menores ventas de los autoservicios o las tiendas departamentales no son un fenómeno aislado, se inscriben en esta tendencia, que hará que probablemente los resultados económicos generales del cuarto trimestre estén por abajo del promedio de los tres primeros.

En los primeros tres trimestres del año –con las revisiones hechas por el Inegi– el ritmo de crecimiento promedio es de 2.3 por ciento. El consenso calcula que el promedio del año será de 2.1 por ciento, según la más reciente Encuesta de Citibanamex.

Para obtener ese resultado, el crecimiento del cuarto trimestre debería ser de 1.7 por ciento, una cifra más o menos semejante a la del tercer trimestre.

Para el mediano plazo, es decir, para el cierre de 2018, la expectativa del consenso de expertos es que las cosas estén ligeramente mejor, pues se estima un crecimiento de 2.2 por ciento, aunque hay algunas voces disonantes, como la del FMI, que ayer reveló que su estimación es de 1.9 por ciento.

Me parece que es muy complicado pronosticar lo que pase el próximo año con tantos elementos de incertidumbre.

Cabe, en 2018, desde un escenario en el que la economía crece más porque se acabó la incertidumbre derivada de la negociación del TLCAN, hasta un escenario en el que incluso hay un decrecimiento de la economía ante la conjunción de una ‘tormenta perfecta’ que reúna el fin del TLCAN, una erosiva reforma fiscal en Estados Unidos, alzas inesperadas de las tasas e incertidumbre derivada del proceso electoral y su resultado.

No tiene mucho sentido debatir por tres décimas en un contexto en el que las cosas pueden mejorar o ponerse peores.

Sin embargo, en lo que sí se puede avanzar es en recoger algunas recomendaciones del FMI, que podrían potenciar el crecimiento en el largo plazo. No son ningún descubrimiento, pero respaldan lo que algunos pensamos.

Se resumen en tres grandes objetivos: fortalecer el Estado de derecho; profundizar la lucha contra la corrupción; y reducir la informalidad.

En materia fiscal las recomendaciones del Fondo apuntan a mejorar el cumplimiento en el pago del IVA; hacer más eficiente el gasto público, especialmente en lo que se refiere al destinado a la política social; y seguir mejorando las finanzas de Pemex.

Quizás en el corto plazo la desaceleración no pueda revertirse, pero en el mediano y largo plazos hay todas las condiciones para un mayor crecimiento.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
¿Será el 27 de noviembre el ‘destape’?
El adiós de Agustín
¿Cómo será el ‘destape’?