Opinión

Comicios 2015: seis apostillas

1
    

     

Elecciones 2015. (Tomada de Twitter)

1. El recorte presupuestal del gobierno federal para este año es de 124 mil 300 millones de pesos. Las dependencias más afectadas son Pemex y la CFE, aunque la totalidad de la secretarías, desde Hacienda hasta Defensa, sufrieron mermas. Pero, a pesar de eso, no se tocó el presupuesto de los partidos para este año, que asciende a poco más de 5 mil millones de pesos. Ni se redujo el del INE que ronda los 13 mil millones de pesos. Por si fuera poco, al dinero federal que reciben los partidos, hay que sumar el financiamiento que les otorgan los gobiernos locales. Según algunos cálculos, basados en la nueva ley electoral, que homologó las prerrogativas en todos los estados, los partidos obtienen alrededor de 3 mil 500 millones de pesos adicionales. A lo que hay que agregar las partidas en las entidades donde se celebran elecciones locales. Un mundo de dinero envuelto en recortes, bajo crecimiento económico y “moches” de todos los colores.

2. Según el consejero del INE, Arturo Sánchez, entre el 5 de abril y el 4 de junio serán difundidos poco más de 16 millones de spots. Ese tiempo-aire es, en teoría, gratis, porque les fue –literalmente– confiscado a las estaciones de radio y televisión. Pero, como mostró el estudio de Integralia-El Financiero, tiene un costo real, que sólo en el Estado de México y el DF asciende a casi 16 mil millones de pesos. Así que si se hace una estimación moderada y se supone que el costo promedio tiempo-aire, por entidad, será de 2 mil millones de pesos, se obtiene un total de 64 mil millones de pesos. Jingle: toma chocolate y paga lo que debes.

3. El INE ha sido convertido en el gran censor de la campaña federal y de las locales. Sólo en la federal –incluyendo precampañas, intercampañas y campañas– se transmitirán 39 millones de spots –Arturo Sánchez dixit–. Monitorearlos, día a día, es una locura. Afortunadamente, ya desapareció la prohibición de las campañas negativas, que –a como van las cosas– es lo único que le pondrá sal y pimienta a la contienda. Pero, por otro lado, el INE ha adquirido la obligación y la facultad de sancionar a los particulares que “violen” la ley, como ya ocurrió con Cinépolis y Cinemex por haber transmitido los spots del partido Verde. Por donde quiera que se vea, este tipo de sanciones a terceros producen intimidación y lastiman el derecho a la libertad de expresión.

4. La spotización de la contienda es una de las peores consecuencias de la nueva legislación, aprobada en 2014, que tiene sus antecedentes en la reforma electoral de 2007. En lugar de debates y confrontación de programas, el ciudadano se ve bombardeado por una lluvia de jingles y mensajes vacíos. Pero quienes defendieron la expropiación del tiempo-aire, para otorgarlo en forma gratuita a los partidos, argumentaron que así se elevaría el nivel de información, beneficiando a la ciudadanía y suprimiendo la spotización de las campañas. Sueños guajiros de la clase política que se transforman en pesadillas para el común de los mortales.

5. La campaña que acaba de arrancar será, en teoría, la más corta de toda la historia. Durará, apenas, 60 días. Y será una de las más concurridas, con diez partidos registrados. Pero, en realidad, no estamos ante uno, sino ante tres tipos de campaña: la federal; las locales, donde se juegan gubernaturas, legislaturas y municipios (o delegaciones); y, por último, la presidencial, que encabeza López Obrador. El rayito de esperanza se madrugó a todos, otra vez. Está haciendo campaña tres años antes de la elección presidencial, exactamente como hizo cuando era jefe de gobierno de la ciudad de México. Y ni quien diga pío.

6. A dos días de haber arrancado la contienda, imposible formular predicciones. Sin embargo, hay tendencias que difícilmente se modificarán: PAN y PRI compiten por la mayoría relativa; PRD, Morena y Partido Verde se enfrentan por el tercer sitio; y el resto de las formaciones luchan por su sobrevivencia. Dicho eso, hay tres incógnitas: ¿Mantendrá el PRI la mayoría relativa? ¿Logrará la coalición PRI-Verde la mayoría absoluta? ¿Podrá Morena superar al PRD? De esos resultados dependerá, en buena medida, lo que ocurra el resto del sexenio.

También te puede interesar:
El Papa Franciscano
Después del 7 de junio
Lo alcanzó el futuro