Opinión

Comenzó la carrera
para 2018

 
1
 

 

Margarita Zavala va por la Presidencia en 2018. (Tomada de YouTube)

La carrera para el 2018 ya comenzó, lo cual no debiera sorprendernos.

Hay que recordar que Vicente Fox comenzó formalmente su campaña presidencial, que finalmente lo llevó a Los Pinos, en julio de 1997.

López Obrador ha iniciado su carrera presidencial, en las ocasiones que ha contenido, en el primer caso desde diciembre de 2000 al llegar a la jefatura de Gobierno del DF, y la siguiente desde que Calderón tomó posesión. La campaña por 2018, la primera ya con su partido propio, comenzó desde hace muchos y arreció en los meses pasados.

Ahora ya hay una precandidata declarada en el PAN, Margarita Zavala. Pero además en ese partido por lo menos hay otro precandidato visible aunque no declarado: Rafael Moreno Valle.

Y en el PRI, nadie quiere moverse pues “dejaría de salir en la foto”, pero de modo natural algunos integrantes del gabinete y algunas otras figuras (como Manlio Fabio Beltrones), son jugadores naturales.

Pero, además, luego del éxito de El Bronco y de otros candidatos independientes, la baraja puede abrirse más pues junto con Jaime Rodríguez podría haber otros personajes que quisieran aspirar a contender por la presidencia sin estar afiliados a ningún partido.

Los resultados electorales del 7 de junio, con 34 por ciento de distritos y cinco de nueve gubernaturas en los que hubo alternancia muestran un electorado que puede cambiar de opinión.

Eso va a animar a más y más jugadores a sumarse a la carrera, lo que es positivo para el país.

Sólo para contrastar, acuérdese lo que pasaba apenas hace una generación.

Hace 30 años el PRI no tenía competencia en la elección presidencial y el presidente en turno se convertía en el gran elector. El proceso de sucesión se resolvía por la voluntad de una persona. Si esa decisión no era buena, ponía en riesgo a millones y millones de personas.

Hoy existe la posibilidad de equivocarnos, como sucede en todas las democracias, pero en todo caso somos los electores los que pagamos las consecuencias de una buena o mala elección.

El hecho de que los aspirantes a contender por la presidencia en tres años se empiecen a hacer visibles desde ahora, nos dará una oportunidad mucho más grande de valorar, medir y juzgar.

¿Tienen ventaja quienes empiezan la carrera desde ahora?

Sí, la tienen en la medida en que pueden empezar a darse a conocer. Tienen desventaja porque van a estar expuestos por más tiempo.

Tienen ventaja los que, de cualquier partido, están en alguna posición pública que les da visibilidad. Pero hay desventaja por el desgaste asociado al ejercicio del poder.

Por cierto, algo que a muchos nos gustaría es que, al margen del partido por el que contiendan, los diferentes actores expresen su posición respecto a las reformas estructurales realizadas en los años anteriores, cuya continuidad puede dar lugar a la transformación más profunda del país en décadas.

Quizás ya sea tiempo de que en medio de las contiendas políticas, empecemos a tener políticas de Estado, que rebasen colores y sexenios, y que nos den certidumbre para el mediano plazo.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
¿Subestimamos el crecimiento del PIB?
¿Quién salió y quién no salió a votar?
¿Quién ganó entre los universitarios?