Opinión

Claves para el éxito financiero

 
1
 

 

ME. ¿Qué compañía de celular te conviene?

Por Roberto Arechederra.

Presidente del Grupo IMEF Guadalajara.

Con mucha frecuencia, en diversos lugares entablo conversaciones con personas que señalan lo difícil que es ahorrar, que no les alcanza su dinero, que quisieran ganar más y que tienen problemas para pagar sus deudas. Por ello comentaremos sobre algunos principios que pueden ayudar a mejorar sus finanzas personales y a tener una mayor calidad de vida.

No cabe duda que todos estamos en búsqueda de la felicidad y que todos vamos por ese camino. Tal vez algunos más adelante que otros, pero al final todos en peregrinación. Vivimos una época en donde se nos hace creer que tener más, comprar más, gastar más, nos adelanta en el camino a la felicidad.

Comprar algo genera una satisfacción temporal, que la mayor parte de las veces se ve esfumado cuando se tiene que realizar el pago. Los tiempos actuales han generado un alejamiento de las cosas trascendentes para inundar a las personas con un esquema materialista – consumista. Pasamos de lo natural a lo material, de tal manera que lo valioso es lo productivo, la producción, el consumo, el tener más.

La sociedad se ha olvidado del ser más y lo ha sustituido por el tener más. Como diría Santiago Martínez en su libro Pensamiento Actual: Esplendor y Ocaso: “Una producción irracional engendra, en muchas ocasiones, un consumo irracional al margen tristemente, de las verdaderas necesidades del hombre”.

Se ha puesto a pensar ¿qué motiva tener tanta publicidad para comprar nuevos productos? ¿Por qué las empresas generan nuevos lanzamientos cuando su producto actual todavía tiene buena aceptación? ¿Qué lleva a las personas a hacer filas interminables para obtener el nuevo teléfono o la nueva computadora? La exposición a los medios de comunicación, especialmente a la publicidad, nos bombardea de tal forma que deseamos comprar sus productos.

No olvidemos que una de las principales necesidades de los seres humanos, después de comida y vestido, es la aceptación social. Y ahí empieza el problema de fondo y la oportunidad para las empresas. Si para ser aceptado y sentirme parte de la comunidad debo tener el teléfono de última generación o un determinado automóvil, mis esfuerzos estarán orientados a alcanzar esa meta de corto plazo. Ni siquiera cuestionaremos su verdadera funcionalidad o su real necesidad, lo importante es ser parte de un esquema social donde podamos ser incluidos.

De ahí que un principio financiero fundamental sea la Satisfacción. Si nos sentimos satisfechos, plenos, conformes, más no conformistas, podremos evaluar las cosas que no tenemos desde un punto de vista más objetivo, más racional. Por ello insisto en que es más importante Ser más que Tener más.

Mientras mejor persona sea, más completo será y menos cosas necesitarán. En la medida que lo material llene esos espacios, que sólo pueden llenarse con un mejor yo, más trascendente, más en contacto con la naturaleza, más en contacto con las necesidades de los demás, el apetito de tener más será muy difícil de frenar.

Anthony Robbins en su libro Poder Sin Límites dice: “Aprenda a juzgarse a sí mismo en relación a sus propias metas, no por lo que aparenten sus vecinos”. Recuerde que al final siempre habrá alguien que tenga más y que tenga menos.

También te puede interesar:

Hacia una nueva economía: Un enfoque disruptivo en los negocios

La geometría de la Inflación

'Dieselgate'