Opinión

Clamor venezolano en Medellín

 
1
 

 

Maduro

Ahora que estuve en Medellín, Colombia, en el Foro Económico Mundial, conversé con David Smolansky, el alcalde de El Hatillo, una de las principales zonas urbanas de Caracas, Venezuela. Es un joven de alrededor de 32 años que lucha por el regreso de las libertades básicas a su país, y es sin duda una de las promesas que podrían modificar la configuración de los tensores políticos que han tenido a Venezuela en jaque desde hace años.

En Venezuela la historia reciente es de horror, y el clamor de la gente porque la Organización de Estados Americanos (OEA) intervenga con mayor fuerza crece día con día. Desafortunadamente para los venezolanos esta no es una situación sencilla, porque a pesar de que la oposición venció en las elecciones parlamentarias para la Asamblea Nacional al gobierno de Nicolás Maduro, éste no ha hecho sino utilizar al Tribunal Supremo de Justicia para bloquear las leyes que el nuevo Parlamento ha aprobado.

¿Cómo está ocurriendo el desaseo entre el Parlamento y el control que ejerce el dictador Maduro sobre el Tribunal Supremo de Justicia? Un ejemplo lo aclara. La Asamblea aprobó recientemente una ley para devolver al Banco Central la autonomía e independencia del gobierno.

Para ello se realizaron consultas públicas y se cumplió a cabalidad con todo el proceso legislativo. No obstante, una vez aprobada la ley que permitiría el restablecimiento de una política monetaria moderna, el Tribunal descalificó y nulificó la nueva ley, argumentando que era inconstitucional. ¿Resultado? Maduro sigue controlando la política monetaria, las tasas de interés y el tipo de cambio.

Smolansky quiere que los países miembros de la OEA presionen para que se apruebe el referendo revocatorio en Venezuela. De hecho, ya hay fuerte presión al respecto, porque durante el Foro el presidente Mauricio Macri, de Argentina, fue muy contundente al decir que tanto el referendo como el adelanto de las elecciones para antes de que termine este año serían la única vía para sacar a Venezuela de la crisis institucional en la que está inmersa.

Venezuela tiene una inflación esperada para este año de más de 700 por ciento. La crisis humanitaria es grave y sigue creciendo: el desabasto de alimentos, productos de necesidad básica y medicamentos alcanza 75 por ciento. Smolansky refiere ya numerosas muertes de pacientes que no han logrado tener acceso a medicamentos simples.

Smolansky celebra que la secretaria de Relaciones Exteriores [de México] Claudia Ruiz Massieu haya recibido a la activista venezolana Lilián Tintori en febrero pasado.

No obstante, se percibe con total claridad que la desesperación en su país es de tal grado, que en cada frase hay un clamor implícito: que México haga más.

Twitter: @SOYCarlosMota

Correo: 
motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:
FEMSA Comercio no irá a la Bolsa pronto
Aportela, sobre el peso mexicano en el WEF
El WEF de América Latina y el libre comercio