Opinión

Cinco preguntas sobre el gasto público y la economía

1.- ¿Cuál fue el comportamiento del gasto público durante el primer trimestre del año?

El gasto programable presupuestario creció a una tasa de 15.2 por ciento en términos reales, según el informe que la SHCP envió al Congreso. El gasto corriente lo hizo a un ritmo de 9.0 por ciento mientras que la inversión física aumentó en 46 por ciento real. Hubo un aumento nominal de 133 mil 277 millones de pesos en el gasto total respecto al año pasado y de éste, 63 mil 294 millones correspondieron al crecimiento de la inversión física.

2.- ¿Cómo se reflejó este comportamiento en el desempeño de la economía?

Este crecimiento no se reflejó en una mayor demanda agregada equiparable al crecimiento reportado por Hacienda, según el informe del Inegi de la semana pasada. El consumo de gobierno, que puede ser el indicador que se aproxime al gasto corriente, subió sólo 2.9 por ciento. El contraste mayor, sin embargo, es en la inversión. En lugar de un acelerado aumento, como reflejan las cifras de Hacienda, el Inegi reportó una fuerte caída de la formación bruta de capital fijo del sector público, de 8.5 por ciento.

3.- ¿Es usual que haya esta discrepancia entre los datos reportados por la SHCP y el Inegi respecto a la inversión del sector público?

En efecto, no es la primera vez. Al cierre del año pasado la inversión física reportada por Hacienda tuvo un crecimiento real de 3.8 por ciento mientras que en cuentas nacionales, la formación bruta de capital fijo cayó 3.5 por ciento en términos reales. En 2012, el reporte fue un crecimiento de 0.5 por ciento en la inversión física reportada por Hacienda y una caída de 9.5 por ciento en lo reportado por Inegi. Pareciera que hay una diferencia metodológica que conduce a que se estén midiendo cosas diferentes.

4.- ¿Qué es lo que puede estar ocurriendo con el gasto público?

De acuerdo a los datos del Inegi, el crecimiento del gasto, y en particular de la inversión pública, no se está reflejando en el desempeño de la economía. Una posibilidad es que aunque en su dimensión federal esté creciendo, el volumen total de la inversión pública -que agrega la realizada por las entidades federativas- se esté contrayendo, pues las cifras del Inegi miden la realizada por todas las administraciones públicas. O bien, que la inversión federal se esté atorando en procesos de licitación o de compra engorrosos, que no permiten que los proveedores de los bienes usados por el gobierno reciban los pagos correspondientes, lo que se refleja en las menores cifras de demanda.

5.- ¿Puede esperarse que este desempeño cambie en el segundo semestre?

Prácticamente en todos los años (con la excepción de 2009) la inversión pública del segundo semestre supera a la del primero, así que es muy probable que ese patrón vuelva a presentarse en 2014. Sin embargo, su volumen es relativamente pequeño respecto al tamaño de la economía (3.7 por ciento) y su desempeño no va a ser determinante de la dinámica económica en la segunda parte de este año.

Twitter: @E_Q_