Opinión

Cinco formas en las que sí pega la devaluación

 
1
 

 

Devaluación.

Así como hay quienes pueden sacarle jugo a la devaluación, también hay quienes pueden ser gravemente afectados por ella.

Veamos algunos casos y ejemplos de quiénes pueden sufrir por el dólar caro.

1.- Los que tienen deudas en dólares y no generan ingresos en divisas.

Durante los últimos años, diversas empresas y algunas personas quisieron aprovechar las bajas tasas de interés en los mercados externos para contratar deudas en dólares con tasas por debajo de las que prevalecían en el mercado mexicano. Mientras la depreciación del peso fue moderada o incluso hubo apreciación, el negocio era perfecto. Pero en los últimos meses el efecto ha sido complemente diferente y hay un fuerte impacto entre quienes tienen pasivos en dólares y no generan ingresos en esa moneda.

2.- Los que basan su negocio en las importaciones.

En esta categoría entran desde quienes hacen importaciones perfectamente legales, por ejemplo, de aparatos electrónicos como computadoras o gadgets de cualquier tipo, hasta quienes operan en la economía informal y compran en el extranjero. Quienes hacen compras en dólares y venden en pesos, van a verse afectados, sea por efecto de una caída en la demanda por el encarecimiento de los productos, cuando el efecto cambiario se repercute en los precios, hasta el caso de una reducción de los márgenes cuando el importador o el vendedor final reduce su margen y absorbe el diferencial cambiario.

3.- Los que tienen una producción en la que hay muchas materias primas en dólares y se tiene que vender en pesos.

Así como son ganadores los que pagan costos en pesos y venden en dólares, son perdedores quienes tienen que vender en pesos pero tienen que pagar costos en dólares. Algunas industrias con escasa integración nacional, como varias líneas de la electrónica, o de equipos como en el área médica, necesitan comprar insumos que se valoran en dólares pero tienen que vender en pesos. Si repercuten y encarecen probablemente vean una reducción en sus volúmenes. Si no lo hacen lo verán en sus márgenes.

4.- Las personas físicas con una canasta de consumo con alto componente de importación.

El caso más típico es quien vive en la frontera norte. Por ejemplo, en Tijuana la inflación fue el doble que en el resto del país. En el caso de tipos de producto, hay diferentes impactos. Van a ser afectados quienes como parte de su canasta de consumo compren bienes importados como electrónicos o alimentos, o quienes hayan pactado pagos en dólares en contratos de arrendamiento o de algún otro tipo.

5.- Quienes tienen todavía la noción de que una moneda fuerte es un símbolo de éxito.

Buena parte del éxito económico de casi todas las naciones del Pacífico asiático, Japón y China notoriamente, tuvo que ver con una moneda subvaluada. Por el contrario, las monedas sobrevaluadas casi siempre se han asociado a periodos de crecimiento lento. Sin embargo, en México, en el imaginario colectivo, todavía se percibiría a un dólar de a 12 como signo de “éxito económico”.

Pierden, quizás más que ninguno, quienes no ven la oportunidad que ofrece el entorno actual con todo y sus riesgos.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
¿Cómo sacar jugo a la devaluación?
El peso y el índice Big Mac
La historia detrás de la turbulencia