Opinión

Cinco amenazas que nos rondan

A veces uno quisiera que nuestro entorno fuera otro. Que al despertarnos por la mañana los problemas más gordos estuvieran resueltos por obra de magia.

No es así. Nos toca vivir un mundo complicado y en una coyuntura en la que nuestro país tiene al mismo tiempo, enormes oportunidades y amenazas.

Veamos algunas de las más significativas.

1- Un arranque de año muy frío. No hablo solamente del frío sin precedente que golpeó a parte de Estados Unidos y afectó a su economía y de paso a la nuestra al frenar las exportaciones, sino también de la fría actividad económica. El viernes pasado, el Banco de México confirmó ese hecho al hablar oficialmente de “la desaceleración de finales de 2013 y principios de 2014”. Ese comportamiento de la economía ya le pegó a las expectativas y lo hará al ritmo de recuperación en este año.

2- Complicaciones políticas que han generado lentitud en el aterrizaje de las reformas. Para dimensionar las cosas, baste revisar que de acuerdo con el texto constitucional, la ley secundaria en telecomunicaciones y radiodifusión debió haberse enviado al Congreso desde mediados de diciembre. Es decir, se ha retrasado ya tres meses y medio. Se esperaba que la legislación secundaria de la reforma energética ya estuviera también discutiéndose y ahora en el mejor de los casos, llegará a la Cámara de Senadores a la mitad de abril y casi con seguridad va a requerir un periodo extraordinario del Congreso. Obviamente, esta lentitud ya ha generado ciertas dudas de la posibilidad de que se aterricen correctamente, debido a que se atravesaran en un proceso de elecciones internas del PAN y del PRD.

3- Una situación de emergencia en seguridad en Michoacán. No es un tema nuevo, pero de nuevo saltó a la escena en los primeros meses del año. La proliferación de las llamadas autodefensas y el trabajo quirúrgico que ha tenido que hacerse para debilitarlas gradualmente pero sin permitir que los “Templarios” regresen. La captura o abatimiento de capos como “El Chapo” o “El Chayo”, han sido golpes espectaculares pero que están lejos de resolver la crisis de seguridad que emergió de nuevo y en la que siguen produciéndose hechos como el asesinato del alcalde de Tanhuato.

4- La erupción de escándalos como Oceanografía o la Línea 12 del Metro. Ambos casos revelan que más allá de las reformas, en el día a día de nuestra economía y especialmente de las licitaciones públicas hay una cultura teñida de tráfico de influencias, corrupción y a veces hasta fraude.

5- La geopolítica está cambiando aceleradamente. La virtual anexión de Crimea por parte de Rusia abre la posibilidad –hasta ahora sólo la posibilidad- del resurgimiento de una nueva era de Guerra Fría. Si EU y Europa cuestionan al gobierno de Putin, y le imponen sanciones económicas, el riesgo de problemas con el abasto de gas a Europa se pone en el escenario. Si no lo hacen, se le da luz verde para que eventualmente pueda adoptar actitudes más agresivas en el futuro.

Nada mal sería que esos cinco ámbitos de problemas desaparecieran de un momento a otro. Pero no va a ser así. Son parte de la realidad con la que tenemos que lidiar.

Twitter: @E_Q_