Opinión

Cierran filas en torno a Reforma al Campo


Gobernación y Sagarpa resaltan importancia del sector

Aunque el reflector en estas semanas se ha centrado en llevar a buen puerto las leyes secundarias para las reformas en Telecomunicaciones y Energía, desde diversas vertientes se avanza en la Reforma al Campo que busca mejorar la productividad en uno de los activos de la economía que requiere capitalizarse.

Apenas la semana pasada el secretario de Hacienda Luis Videgaray Caso designó a Juan Carlos Cortés García como nuevo mandamás de la Financiera Nacional de Desarrollo Agropecuario Rural, Forestal y Pesquero, como parte de las acciones para mejorar la condición de un sector del que depende todavía el ingreso de una cuarta parte de la población, y que tiene mucha relación con la pobreza estructural que encara nuestro país.

Pues bien, ayer se instaló en la secretaría de Gobernación de Miguel Angel Osorio Chong la Comisión Permanente para la Reforma para la Transformación del Campo.

La idea es crear consensos para alinear las políticas públicas que tienen relación con el campo.

Por lo pronto, el secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), Enrique Martínez y Martínez, resaltó la importancia estratégica de un sector que debe elevar su oferta de alimentos de cara a la Cruzada contra el Hambre emprendida desde el arranque de la administración de Enrique Peña Nieto, quien ha tenido voluntad política para realizar cambios en favor del sector agroalimentario.

Añada que, con los acuerdos comerciales firmados y los que están en puerta, el campo tendría la posibilidad de ampliar sus exportaciones, lo que no es un tema menor.

El caso es que ante los actores principales del medio rural, entre ellos algunos legisladores, dirigentes de organizaciones sociales y privadas, representantes de los estados y el sector académico, el titular de la Sagarpa aseguró que “estamos ya ante esta oportunidad histórica de construir juntos esta gran reforma, que no será un cambio cosmético sino un cambio de fondo” para el campo.

La buena noticia es que de cara a la Reforma al Campo el gobierno federal no comenzará de cero ya que el titular de Sagarpa ha sido muy proactivo para atender las necesidades de los productores y existen coincidencias de todas las fuerzas políticas sobre la necesidad de dotar de competitividad al campo.

Desde su campaña el presidente Peña Nieto manifestó su interés por el campo en el entendido de que si bien México dejó de ser un país predominantemente rural desde 1960, todavía alrededor de 26 millones de mexicanos habitan en el medio rural en franca desventaja frente a la población urbana para ejercer derechos como el acceso efectivo a la salud, a la educación de calidad, a la seguridad social, y ni qué decir a una vivienda digna y al trabajo.

Añada que el campo mexicano no ha podido superar la estructura dual del sector agropecuario, y de hecho se ha incrementado la polarización entre los grandes y medianos productores comerciales y los millones de pequeños productores familiares de subsistencia que no cuentan con acceso a créditos, tecnologías e incluso a programas gubernamentales para aumentar su productividad.

Estamos hablando de una situación que para muchos es insostenible, de ahí que Gobernación y Sagarpa estén atentos al tema, y donde todo indica que se habrán se sumar todos los partidos políticos.

La ruta del dinero

Fíjese que un análisis del autor del ensayo “Renacimiento de los ferrocarriles mexicanos de carga”, Francisco Javier Gorostiza encontró que la mayoría de los cambios propuestos por la Cámara de Diputados a los 11 artículos de la Ley del Servicio Ferroviario ya están previstos por el texto vigente. Los Senadores a su vez ya analizan este mismo tema. Por ejemplo, la garantía de interconexión, competencia, y las tarifas máximas ya están incluidas en el artículo 35. A su vez refiere que modificar el artículo 15, fracción 2, implicaría problemas legales al permitir la construcción de vías cortas sin concesión o permiso y, conforme a la misma ley en su artículo 3º, no serían consideradas vías generales de comunicación. Otra discordancia técnica está en la fracción 11 del artículo 21 que propone revocar la concesión por no mantener las vías a estándares de los reglamentos y normas oficiales mexicanas, lo que resulta innecesario debido a que está previsto en el apartado 224 del Reglamento del Servicio Ferroviario. Estas y otras contradicciones en la iniciativa que ha encontrado Gorostiza, también han causado muchas suspicacias en la cámara alta que deberá entrarle al tema muy probablemente después de la Semana Mayor…

En la séptima sesión del Consejo Directivo de la Cámara Nacional de la Industria de Radio y Televisión (CIRT), que preside Tristán Canales Najar, se refrendó el apoyo de los concesionarios al proyecto de Ley de Telecomunicaciones y Radiodifusión, porque establece las reglas para la competencia en beneficio de todos los mexicanos. Sin embargo, los miembros de la CIRT externaron sus preocupaciones frente a la posibilidad de que se autorice la comercialización a las concesiones públicas y sociales, lo que derivaría en una competencia desleal. No hay que olvidar que la industria de radio y televisión concesionada ha sido sobreregulada a lo largo de los años, ya que debe pagar no sólo una contraprestación por el uso de la frecuencia, sino destinar tiempo aire para mensajes oficiales, y enfrentar además la regulación de contenidos y publicitaria, estas últimas, sobra decir, no están contempladas para las concesiones públicas o sociales…

Para alimentar el pesimismo en torno a la economía al primer trimestre, la Asociación Nacional de Productores de Autobuses Camiones y Tractocamiones (ANPACT), que tiene como presidente ejecutivo a Miguel Elizalde, informó que entre enero y marzo pasados se vendieron apenas 7 mil vehículos pesados y destinados al autotransporte. Esto significó un retroceso de 15 por ciento con respecto al mismo periodo del año pasado y habla de un desempeño muy errático para ese sector, ya que en marzo pasado se dio una recuperación en ventas que no pudo compensar un muy mal inicio de año.