Opinión

Chuayffet y sus manos blancas

1
    

    

Emilio Chuayffet (Cuartoscuro)

Emilio Chuayffet es un político de manos blanquísimas, de tanto lavárselas.

Si la reforma educativa no funciona en Guerrero, la culpa es de la Secretaría de Gobernación.

Y si no se puede llevar a la práctica en Oaxaca, es culpa de Gabino Cué.

No se pretende defender al gobernador oaxaqueño del desorden que hay en su estado, porque es su responsabilidad controlarlo.

Pero la reforma educativa es responsabilidad de Chuayffet y no del gobernador del estado.

El encargado de echar a andar la reforma educativa no es Gabino Cué, sino Emilio Chuayffet.

El miércoles en entrevista con Joaquín López-Dóriga, el secretario de Educación dijo estar convencido de que por lo pronto “no habrá solución (para la reforma) en el estado de Oaxaca porque ahí no se aplica la ley”.

Quien le tiene que aplicar la ley a los maestros faltistas es la Secretaría de Educación Pública federal, pues ella tiene los instrumentos para hacerlo.

Dijo en la entrevista que “en el caso de la educación, ahí (en Oaxaca) no se gobierna, ahí se permite que la CNTE haga lo que quiera”.

En efecto, así es. Quien tiene que evitar o sancionar los desmanes que cada semana provocan los profesores de la CNTE en esa castigada entidad, es el gobierno del estado que no se confronta con ellos porque ellos lo llevaron al poder.

Pero ese no es asunto de la SEP. Lo suyo es la reforma y su aplicación. Quien ha claudicado ante los violentos es Emilio Chuayffet.

La SEP tiene, a partir de la reforma, la sartén por el mango para aplicar la ley a los profesores y aviadores que con violencia se oponen a la puesta en marcha de las medidas que entraña la reforma.

Es la Secretaría de Educación la que maneja la nómina magisterial del país. Eso es poder.

La nómina de Oaxaca no la paga el Instituto Estatal de Educación Pública (IEEPO) de ese estado, sino la SEP. La dependencia federal manda o no manda los cheques.

¿Por qué la SEP le paga a los faltistas? ¿Por qué no aplica sanciones, pudiendo hacerlo, a los maestros faltistas de Oaxaca?

Con las nuevas disposiciones de la reforma educativa, aquel maestro que falte tres días consecutivos a su escuela, sin justificación, debe ser despedido.

¿Por qué la SEP no ha despedido a ninguno? Ni en Oaxaca, ni en Guerrero, ni en Michoacán hay ceses de profesores por quebrantar la norma de la reforma educativa.

Claro, es más fácil culpar a la Secretaría de Gobernación porque no se aplica la reforma educativa en Guerrero, y a Gabino Cué porque no se puede llevar a la práctica en Oaxaca.

Es cierto que en Oaxaca el Instituto de Educación hace acuerdos lesivos para la reforma con la CNTE, pero la SEP tiene en sus manos la solución para apretar, porque controla la chequera.

“El problema de Oaxaca es que no se aplica la ley”, dijo Chuayffet en la entrevista. ¿Y él, por qué no la aplica?

También es cierto que los arreglos entre la cúpula de la CNTE y la CETEG con la Secretaría de Gobernación, minan los esfuerzos para aplicar la reforma educativa en todo el país.

Para ello también hay solución: su renuncia porque no lo dejan trabajar. Ser o no ser. Hasta ahora Chuayffet ha optado por lavarse las manos.

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:
Aristegui y el "vendaval autoritario"
AMLO, ignorante o neoliberal
La autoridad moral de Mancera