Opinión

China es el mayor problema

 
1
 

 

ME. China es el mayor problema.

Entre todas las fuerzas que han contribuido a la inestabilidad financiera reciente, la situación en China es el hecho más grave.

Los pronósticos respecto al crecimiento del PIB de China en este año convergen a una tasa de 6.6 a 6.7 por ciento, de alrededor de 6.3 por ciento para 2016 y de 6.0 por ciento para 2017.

Cuando se ven estas cifras desde la perspectiva de las tasas que hemos tenido en México, parecen suficientemente altas. Pero, cuando se les compara con las que ha tenido China en el pasado reciente, resultan modestas.

Si estos fueran los crecimientos efectivos, ¿en qué medida pueden impactar en el crecimiento global, el comercio y los precios de las materias primas?

Entre 2010 y 2014, el crecimiento promedio del PIB de China fue de 8.9 por ciento. Con las tasas esperadas, de 2015 a 2017 tendremos un promedio de 6.3 por ciento, 2.6 puntos porcentuales abajo.

¿Qué significa este menor ritmo? Que a precios actuales dejan de generarse 257 mil millones de dólares anuales en promedio, respecto a los 14 años previos. La pérdida, a lo largo de tres años, ascendería a 771 mil millones de dólares, alrededor de las dos terceras del PIB completo de México.

Para el comercio internacional también hay un impacto. En los primeros siete meses de este año las exportaciones de China al mundo cayeron en 0.8 por ciento, mientras que las importaciones realizadas por China descendieron en 14.6 por ciento.

En el comercio exterior es en donde claramente se nota el “frenón” económico.

Y, desde luego, también está el comportamiento de la bolsa china.

El principal índice de la bolsa de Shanghái cayó 32 por ciento desde el 12 de junio hasta el viernes pasado. Esto significa una pérdida de valor de mercado de 1.8 billones (trillions) de dólares.

Pero el efecto de la caída bursátil china y su contagio va más allá. Si utilizamos el índice Global Dow como una referencia de lo que ha pasado con los mercados bursátiles a escala global, en las mismas fechas (del 12 de junio al 21 de agosto) se observa una caída de 7.7 por ciento, que equivale a ¡5.3 billones de dólares! de pérdida del valor de capitalización.

En cuanto a los precios de las materias primas, tan sólo de la mitad de junio al 18 de agosto, el índice de commodities de The Economist cayó en 5.1 por ciento, pero si la comparación se hace con diciembre de 2013, la caída es ya de 20 por ciento.

Otro índice de materias primas, el del FMI, muestra que mientras que entre 2000 y 2011 hubo un alza de 204 por ciento, desde entonces al cierre (estimado) de este año habrá una caída de 36 por ciento.

No todos los problemas del mundo tienen que ver con el freno de China, sin duda. Pero el gran telón de fondo que hay no es sólo el nerviosismo por la inminente alza de las tasas en Estados Unidos, sino también la incertidumbre respecto al futuro de la segunda economía más grande del mundo, la de China.

Crecer ordenadamente y hacer lo necesario para mantener la estabilidad de largo plazo en México deben ser las prioridades para hacer frente a esta nueva etapa de turbulencias a la que ya entramos.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Del dólar y el crecimiento
Serán 28 días de sobresaltos
Exportaciones: la clave es la dinámica de EU