Opinión

Chapultepec, ¿los bueyes delante de la carreta?

   
1
 

    

Chapultepec. (Arkiplus)

Seamos crédulos. Concedamos el beneficio de la duda. Parece que las autoridades de la Ciudad de México han decidido, en lo que se refiere a la tercera sección de Chapultepec, enmendar el camino y, ahora sí, poner a los bueyes delante de la carreta. Hacer las cosas en el orden correcto.

Los bueyes, en este caso, serían los estudios anunciados ayer con el fin de elaborar un plan maestro para esa sección, la más descuidada del emblemático bosque de la Ciudad de México; mientras que la carreta, en este caso, serían todos los proyectos que luego autoridades y otros interesados tengan a bien emprender en esa zona.

Este lunes la secretaria de Medio Ambiente, Tanya Müller, anunció que su dependencia, en colaboración con el Fideicomiso Pro Bosque de Chapultepec y el consejo rector ciudadano del mismo, han encargado la elaboración de un plan maestro para la tercera sección del bosque, que abarca 243 hectáreas.

Esto ocurre cuatro meses después de que la propia Müller publicara en la Gaceta de la Ciudad de México una convocatoria tan sui géneris como sospechosa: se daban apenas cinco días de plazo para que se inscribieran aquellos que desearan presentar, en unas cuantas semanas, un proyecto para un desarrollo “recreativo, cultural y ambiental”, a realizarse en un predio de características no especificadas en la tercera sección de Chapultepec. (http://bit.ly/2eXAxEh)

La convocatoria hacía como pato, caminaba como pato y volaba como pato. Así que ese anuncio lucía como un pato a modo para alguien. Eso provocó especulaciones y quejas vecinales. Que si se trataba de ceder el espacio que ocupara El Rollo (ocioso desde 2007); que si era mucha más extensión que eso; que si se trataba de dar ese terreno a una fundación de academias musicales; que si era para una escuela elitista; que si para un parque temático...

Si el anuncio de ayer va en serio, si no se trata de arreglar con una simulación ese desastre que fue la convocatoria de hace cuatro meses, entonces la tercera sección tendrá una oportunidad como no ha tenido en décadas.

Sin embargo, hay algo que llama la atención de la conferencia de ayer de la señora Müller. ¿Por qué la titular de Sedema se sintió en la obligación de enfatizar, delante de la gente, que gestionará el plan maestro, que hay 34 hectáreas de bosque que cuentan con equipamiento para uso recreativo?

Si la tercera sección tendrá por fin su plan maestro, y si uno de los ejes del trabajo del consejo rector es “procurar en la medida de lo posible, la expansión de la frontera verde del bosque para ganar terreno a la frontera de concreto” (http://bit.ly/2n3fs21), entonces, ¿qué necesidad tenía la autoridad ambiental de subrayar que esas 34 hectáreas, donde suponemos que se encuentran las diez hectáreas correspondientes a lo que fue El Rollo, Atlantis, etcétera, cuentan con uso recreativo? ¿Es que hay límites a priori para el plan maestro?

Y si ya se tenía esa rueda de prensa, por qué la titular de Sedema no aprovechó la misma para anunciar, con todas sus letras, la cancelación de la fallida convocatoria, esa que hacía como pato.

Pero, insisto, seamos crédulos. Concedamos el beneficio de la duda. En tres meses la tercera sección debe tener un plan maestro. Ojalá para tal fecha toda suspicacia sea derrotada por un documento ambicioso en términos ambientales, sin agendas ocultas ni gatopardismo alguno.

Aunque nos equivoquemos, esperemos que ahora sí pongan a los bueyes delante de la carreta y el futuro de Chapultepec siga un plan que no sea una mascarada.

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:
El gobierno, contra Paloma Merodio
El gasolinazo lo hacemos todos
Mancera, ese moderno Bernardo de la Garza