Opinión

Certificación, sinónimo de alta profesionalización

1
 

 

[Bloomberg] El portal Trabajando.com reveló que 26% de los profesionistas buscan un mejor sueldo. 

Emilio Illanes Díaz-Rivera.

Presidente del Centro de Certificación IMEF.

En la actualidad, el mercado laboral demanda tener una carrera profesional universitaria, acreditar la capacidad en experiencias y conocimiento práctico, así mismo constatar el nivel y profundidad de la actualización en la disciplina correspondiente.

Recientemente, en nuestro país se han estudiado diversos esquemas legales y regulatorios para enfatizar y promover la acreditación profesional de diversas disciplinas, buscando con ello garantizar el ejercicio especializado de manera homogénea a lo largo y ancho del país.

Bajo este contexto, nace el Centro de Certificación IMEF, figura institucional que coordina el proceso de la certificación financiera actual y que elaborará y administrará exámenes de certificación en diferentes programas y disciplinas relacionadas con el ámbito financiero.

De esta forma, el Centro de Certificación IMEF promoverá entre las empresas, instituciones públicas, universidades e institutos de capacitación la importancia de la certificación y el desarrollo de talleres, seminarios, programas y diplomados para preparar al aspirante a certificarse.

También promoverá ante las autoridades financieras del país: SHCP, CNBV, CNSF, CONDUSEF, etc., que los ejecutivos de empresas reguladas, encargados de firmar documentos oficiales o con alguna relación con el público (acreditados, inversionista, ahorradores) estén certificados.

Actualmente, el IMEF trabaja en tres modalidades de certificación: en Finanzas, como asesor en Planeación Financiera Patrimonial y en Administración de Riegos Financieros.

La Certificación en Finanzas consiste en otorgar a los especialistas, la constancia de que sus conocimientos, habilidades y destrezas son las necesarias para ofrecer a la sociedad el servicio y la calidad requeridos en esa disciplina. Dicha Certificación se otorga de manera conjunta entre el IMEF y el IMCP, contabilizando a la fecha 220 directivos financieros acreditados en el país.

Acorde a la tendencia internacional, el Centro de Certificación IMEF trabaja actualmente en la certificación profesional para Asesores Financieros, reconocida por la European Financial Planning Association (EFPA), hecho que permite acceder a los exámenes para obtener la certificación profesional europea.

El objetivo de esta certificación es brindar una capacitación dual, por parte de la EFPA e IMEF, que facilite la operación en mercados financieros nacionales y europeos mediante el desarrollo de habilidades y conocimientos especializados.

Entre sus ventajas se encuentra la obtención de un certificado como Asesor en Planeación Financiera Patrimonial avalado por la Universidad de Cantabria (España), y en caso de aprobar el examen de la European Financial Planning Association (EFPA), se obtendría el carácter de Asesor de Estrategias de Inversión por parte de la Asociación Mexicana de Intermediarios Bursátiles (AMIB).

Por último, se encuentra en proceso la Certificación en Administración de Riesgos Financieros, en donde las instituciones participantes son: IMEF y Stanford University.

De esta forma, el Centro de Certificación IMEF responde a la tendencia mundial de certificar a quienes ejercen profesiones “socialmente sensibles”, como son: Medicina, Ingeniería, Derecho, Arquitectura, Contaduría y Finanzas- que en la gran mayoría de los países europeos ya tienen la obligatoriedad de certificarse, así como en Argentina, Brasil, Guatemala, Honduras, Panamá y Perú.

Con los procesos de Certificación se logra la actualización profesional y mejora continua de los profesionistas, la garantía de calidad en el servicio prestado a todos los sectores económicos, así como el apego a las tendencias internacionales de certificación profesional.

Promover la certificación en las distintas universidades del país y colegios profesionales, además de las escuelas de Negocios, propicia la apertura y competencia que han fomentado de manera importante la demanda de alta especialización.

Sin duda alguna, la certificación profesional es la forma más idónea de demostrar al gremio y a la sociedad en general, quienes han alcanzado la actualización de sus conocimientos y una mayor experiencia en el desempeño de su profesión o especialidad, con el propósito de mejorar su desarrollo, obtener mayor competitividad y ofrecer servicios de alta profesionalización.

También te puede interesar

El IMEF, por un serio combate a la corrupción

Un nuevo año, abundantes retos

Ejecución ineficiente y con bajo sustento