Opinión

Cayeron 78 por ciento las exportaciones de crudo

 
1
 

 

[El petróleo resultó apoyado por el recorte del plan de estímulo de la Fed. / Bloomberg / Archivo] 

En el año 2011, el penúltimo del gobierno de Felipe Calderón, los ingresos por exportaciones de crudo llegaron a su máximo histórico. Alcanzaron 49 mil 379 millones de dólares, lo que significa un ingreso mensual promedio de cuatro mil 114 millones de dólares.

En el primer trimestre de este año el promedio fue de 893 millones de dólares por mes. Eso significa una caída de 78.2 por ciento respecto a 2011.

Imagine el tamaño del cambio en la industria cuando pierde ingresos por más de las tres cuartas partes respecto a los que llegó a tener.

Es cierto que la industria petrolera tiene ciclos que dan lugar a altibajos de sus precios y por lo tanto de sus ingresos, pero lo que hoy estamos viendo va más allá de un movimiento cíclico y se acerca más a un cambio estructural.

Este tipo de cambios no son nuevos y se presentan en algunas industrias cuando hay cambios tecnológicos profundos.

En el caso de la industria petrolera, ese cambio derivó del desarrollo de tecnologías, como el 'fracking' para extraer hidrocarburos de las lutitas, lo que permitió el crecimiento de la producción en Estados Unidos.

Apenas en 2010 la producción de crudo en Estados Unidos promedió 5.5 millones de barriles por día. El año pasado llegó a 9.4 millones. Casi cuatro millones de barriles o 70 por ciento más en tan sólo un lustro.

El haber agregado esa oferta a un mercado condicionado por una economía mundial con crecimiento lento, y en la que además los grandes países consumidores están metidos en procesos en los que buscan reducir el consumo, implicó el derrumbe de precios que hemos visto el último año.

Como sucede usualmente cuando hay desplomes de precios, muchas empresas no lograron salir adelante y esto ya ha dado lugar a una caída de la producción en Estados Unidos que ya llega a 5.0 por ciento respecto al año pasado.

Quizás la producción pueda caer aún más, pero si, como consecuencia de ello, el precio repunta, es probable que más empresas entren a la producción del crudo de lutitas y vuelvan a poner el precio hacia abajo.

De acuerdo con lo que se visualiza en el mercado en este momento, no es viable una recuperación de los precios más allá de 10 a 15 dólares por barril, incluso en el mediano plazo.

Por esa razón, Pemex ya no verá por mucho tiempo las exportaciones de casi 50 mil millones de dólares que se registraron en 2011.

Cuando se observa ese cuadro es que aparece claramente el tamaño del reto que tiene la actual administración de la petrolera estatal.

En el corto plazo, debe solucionar la crisis de liquidez que tiene la compañía. Pero en el mediano plazo debe habilitarla para competir y sobrevivir en un contexto mucho más complejo y adverso.

A la larga, sin embargo, aun con los efectos negativos en lo inmediato, precios menos elevados del crudo son buena noticia para México.

Ya le hemos dicho en varias ocasiones que ya no somos un país petrolero desde hace mucho y que, aunque al Estado no le convengan precios bajos del crudo, para la sociedad es una gran ventaja que va a fructificar en mayor competitividad en el mediano plazo.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
¿Es usted ‘clasemediero’?
Un país que crece; otro que cae
La expectativa de Agustín Carstens