Opinión

Casi nulo, el efecto
de las reformas
en el crecimiento

1
 

 

Petróleo

No es nuevo que haya una revisión a la baja, si bien marginalmente, de las previsiones de crecimiento económico de México para 2015.

Lo que sí es novedad es que por primera vez se ubiquen por debajo de 3 por ciento, como lo reflejó la encuesta del Banco de México publicada la semana pasada y lo confirmó la de Banamex difundida ayer.

Los analistas del sector privado consultados por el banco central esperan un crecimiento de 2.95 por ciento, de acuerdo con la encuesta de marzo.

Pero en la de igual mes del año anterior su expectativa de crecimiento era de 3.92 por ciento, lo que confirma un deterioro en los pronósticos del mercado.

Incluso, su previsión está cada vez más lejos de la perspectiva del gobierno federal para el crecimiento del PIB en 2015, que se mantiene en un rango de 3.2 a 4.2 por ciento.

Los especialistas en economía también disminuyeron sus pronósticos de crecimiento para 2016, de 3.63 a 3.51 por ciento.

En los “Precriterios de Política Económica” que envió la Secretaría de Hacienda al Congreso la semana pasada, se estima para el próximo año un crecimiento en un rango de 3.3 a 4.3 por ciento.

Si bien aún es temprano para hacer una evaluación del efecto de las reformas aprobadas sobre la economía, las expectativas del consenso sugieren lo siguiente:

El impacto de las reformas en el crecimiento sería de sólo medio punto porcentual de 2015 a 2016.

Además, el crecimiento esperado por los analistas para 2015 y 2016 está en la trayectoria inercial que ha mantenido la economía mexicana en los últimos años.

En otras palabras, aún no se alcanzará el crecimiento prometido por el presidente Enrique Peña, en un escenario con reformas.

Otro aspecto que se destaca en la encuesta del Banxico son los principales factores que, según los especialistas del sector privado, podrían limitar el crecimiento.

Después de los problemas de inseguridad pública, están las preocupaciones por la menor plataforma de producción petrolera, que ya superaron a los temores por la debilidad del mercado interno.

En el Presupuesto federal aprobado para 2015 se asumió una expectativa de producción de petróleo de 2 millones 400 mil barriles al día, que de por sí sería históricamente baja.

No obstante, en los “Precriterios” se considera una plataforma de producción de petróleo para este año de sólo 2 millones 288 mil barriles diarios.

Para el periodo enero-marzo de 2015, Pemex reportó una plataforma de producción promedio de 2 millones 300 mil barriles, 7.7 por ciento menor a la del primer trimestre de 2014.

Se espera recuperar el nivel de 2 millones 400 mil barriles al día en 2016, que aun así sería un volumen bajo en comparación con el de años anteriores.

Las preocupaciones por la menor plataforma de producción petrolera no sólo están deteriorando la confianza del mercado en la economía, sino que ya pusieron en riesgo las metas de crecimiento del país.

Twitter: @VictorPiz

También te puede interesar:
¿Qué tan débil está la economía mexicana?
Las “líneas de defensa” del peso
Atínele al PIB: ¿quién da más… o menos?