Opinión

Cartas para Gero, Emilio, Luciana y Alfredo del Mazo

   
1
   

    

Alfredo del Mazo Maza

Estimados Gero, Emilio, Luciana y Alfredo, ayer me sorprendió algo que declaró su padre, lo leí en las páginas de este diario, en la columna de la periodista Georgina Morett, y dice lo siguiente:

“Precisamente en el Día Mundial contra la Homofobia, el candidato del PRI al gobierno del Estado de México, Alfredo del Mazo, da una muestra clara de que no apoyará a la comunidad LGBTTTI, como si estuviera en la antesala del triunfo y pudiera darse el lujo de menospreciar votantes. En un encuentro con el PES, señaló que ‘la familia, con sus valores tradicionales, de la familia tradicional, es la familia en la que yo creo, es en la familia en la que formo también a mis hijos’”.

Me preocupa lo que piensa, pero me preocupa más la manera en la que los forma a ustedes, no lo merecen y no deberían crecer en un núcleo que limita libertades y atropella derechos. Muchos dirán que cada quién es libre de formar a sus hijos como quiera. No lo creo. Con el tiempo ustedes mismos se darán cuenta que su padre estaba equivocado, que la libertad no se negocia.

He pedido ayuda a dos personas que respeto y que han luchado cada uno en su trinchera por las libertades y ellos también les escriben:

Genaro Lozano (politólogo e internacionalista): Éste es un mensaje en cápsula del tiempo. Cuando ustedes eran niños o bebés, su padre competía por la gubernatura del Estado de México para que el PRI llegara a los 100 años gobernando el estado. ¿Se imaginan? Un mismo partido gobernando el estado por un siglo. Para ganar, su papá estuvo dispuesto a todo. Se reunió con el Frente Nazional “por la familia”, un grupo que en pleno siglo XXI combate derechos humanos de personas gays, lesbianas, bisexuales y trans, y les prometió que él también lucharía contra los derechos de estas personas.

Por ello, les pido que perdonen a su padre. Los hijos no tienen culpa de los padres que les tocaron y si tú, Luciana, descubres más adelante que te enamoras de una chica, o si Gero, Emilio o Alfredo descubren que se enamoran de chicos o que son trans, entiendan que su padre fue un dinosaurio del siglo XX. Apoyó al Frente porque pensaba que eso le iba a dar más votos, pero sin evidencia alguna de que eso funcione. Perdonen a su papá, y si se vuelve loquito y los quiere mandar a terapias de conversión, búsquenme que yo los apoyaré y defenderé sus derechos, junto al enorme sector de la sociedad que le dirá a su papá cuán equivocado estaba. Un abrazo.

Regina Tamés (abogada, directora de GIRE, Grupo de Información en Reproducción Elegida): Su papá podría hacer cosas grandes. Podría hacer cambios para que las personas vivamos mejor. Pero no lo hará. No puede porque no quiere ver que la riqueza y fortaleza de una sociedad está en su diversidad. El respeto a las diferencias es crucial para el crecimiento democrático. Su propuesta de sólo reconocer un tipo de familia, discrimina a muchas personas y genera odios y diferencias que lastiman. Ojalá pudieran abrirle los ojos y hacerle ver que hay muchas formas de ser familia: todas ellas valiosas, creadas y basadas en el amor. Reconocer sólo a la “familia tradicional” es excluir y no reconocer que las diferencias debemos aplaudirlas.

No tenemos nada que agregar. Ojalá que ustedes sean libres de amar a quien decidan.

Twitter: @jrisco

También te puede interesar:
Las voces
Rebasados
Quemar periodistas