Opinión

Carta al mundo sobre la tercera ciudad más violenta del planeta

En el bello Acapulco, donde el compositor Agustín Lara le cantó alguna vez a María Bonita, la estrella en la época del cine de oro mexicano, un maestro de primaria es asesinado cada tres días.

Es la tercera ciudad más violenta de entre 50 en el mundo, después de las capitales de Honduras y Venezuela, en cuyos anfiteatros los cadáveres son apilados uno sobre otro. El delito de los profesores: no pagar extorsión de 50 por ciento del salario al crimen organizado; por eso más de 100 escuelas están cerradas y unos 600 profesores se mantienen agazapados en el interior de sus viviendas.

Salvador Martínez della Rocca, exlíder juvenil durante la masacre estudiantil del 68 en Tlatelolco y quien ahora es secretario de Educación Pública de Guerrero, a cuyo estado pertenece el puerto, acaba de decir que nada más de noviembre al 15 de enero van 22 profesores muertos y ocho desaparecidos.

El gobierno de Barack Obama renovó su alerta de viajes para que sus ciudadanos estadounidenses no lleguen a Guerrero. En 2013 fue el estado, de las 32 entidades de la República Mexicana, más violento con casi 2 mil 100 casos y poco más de 200 secuestros, pero la situación que ahora atraviesa Acapulco es descomunal.

Lo de los profesores es inédito. Los civiles, sin embargo, también viven en alarma permanente. En un solo día han sido ejecutadas hasta 17 personas. El recuento de la prensa local habla de más de 270 muertos de septiembre a la fecha. El gobierno de Rogelio Ortega no logra disminuir la cifra.

El martes, mientras se daba a conocer el estudio, el alcalde de Movimiento Ciudadano, Luis Walton, renunciaba a su cargo: dejó a su suerte a poco más de 700 mil habitantes, pues sus intenciones son llegar a gobernar la entidad cuya silla también es peleada por Beatriz Mojica, quien renunció a la Secretaría de Desarrollo Social en el gobierno del PRD, así como Manuel Añorve, del PRI, quien fue el antecesor de Walton sin que pudiera hacer algo contra la delincuencia, la cual superó la degradación a partir de 2010.

Todos los niveles de gobierno lo dejaron crecer. Peña Nieto eliminó el problema de su narrativa hasta que estallaron las cosas. En Guerrero además se vive una lucha de otra parte del gremio de maestros, padres de familia de los 43 desaparecidos de la Normal Rural de Ayotzinapa perteneciente al estado y otros grupos, para impedir la elecciones de junio hasta que devuelvan vivos a los alumnos.

Giovanni Tartaglia, fiscal italiano que combatió a una de las mafias más fuertes del mundo: la Cosa Nostra, estuvo ayer en el Congreso mexicano para platicar su experiencia de cómo ganar al crimen infiltrado en la policía, pues otras nueve ciudades de México están entre las más peligrosas de 50 en el mundo.

–En Italia se utiliza la intervención de cabildos no de manera punitiva sino preventiva. Después de 25 años de implementarlo van 260 de un mil municipios. –Ese modelo sería de gran utilidad, si se toma en cuenta que es el único en el mundo– dijo el senador Omar Fayad, del PRI. –La debilidad en los municipios es por la inmensa pobreza y marginación y no se está haciendo nada– intervino Angélica de la Peña, del PRD.

Acuérdate de Acapulco/de aquella noche/… cantó Lara a su amor, con la mirada puesta a la bahía, hoy convertida en paraíso criminal.

10 SEGUNDOS… Ayer, aquí aparecieron ccinco nombres de invitados para el informe de hoy del senador del PRD, Alejandro Encinas, quien vaciló con la renuncia. No mencionó a ninguno de Los Chuchos, la corriente predominante en el partido. Carlos Navarrete, el dirigente nacional, no quiso sorpresas y se adelantó. Le escribió una carta que hizo publica para despedirlo.

Twitter: @alexsanchezmx