Opinión

Carstens y Peña, la tentación del doble 'dedazo'

 
1
 

 

Carstens

El Banco de México y el gobernador Carstens no se andan con medias tintas. El comunicado del Banco Central fue claro: las repercusiones del gasolinazo siguen, ahora vía ajustes a precios de autotransporte, aparte de ciertos incrementos en precios agropecuarios. La inflación se mantiene al alza, y en 5.8 por ciento casi duplica la meta oficial del Banxico. La respuesta monetaria ayer fue ruda y a la cabeza: otro cuarto de punto a la tasa de interés objetivo, llevándola a 6.75 por ciento. Si se considera que a fines de 2015 estaba en 3.0 por ciento, el 'apretón' monetario es brutal.

Porque además abunda la incertidumbre. La amenaza por parte de Trump de decretar la salida del TLCAN causó pánico (por suerte breve).

Un berrinche del 'Jefe Cheeto', más ahora que sus acciones lo acorralan, puede llevar a una locura. Quizá no a apretar los códigos nucleares, pero sí firmar el fin del Tratado (aunque la acción podría ser frenada en el Congreso). Y además están muchos otros inesperados, como hoy lo muestra el caso del Brasil. Por el desplome cambiario carioca en parte se explica la pérdida del peso frente al dólar ayer.

Por todo ello, el incremento en la tasa debe ser aplaudido. Encarecerá los créditos, reducirá la inversión y el consumo, y con ello desinflará la demanda en la economía. El dolor de corto plazo es necesario para alcanzar lo importante: regresar la inflación a los niveles de la banda objetivo del Banco de México (de 2.0 a 4.0 por ciento).

La acción decidida por la Junta de Gobierno del Banxico muestra, de nuevo, la relevancia de un Banco Central autónomo. El gobierno federal está arrinconado y desprestigiado, su popularidad por el suelo.

Agustín Carstens sin duda destaca por la posición de respeto, incluso popularidad, que disfruta. Pero su partida a fines de año coincidirá con el 'dedazo' que el presidente Peña Nieto dará para designar al candidato del PRI a la presidencia (quien probablemente no será su sucesor en Palacio Nacional).

La tentación para Peña de hacer un enroque político que lleve a un miembro del gabinete al Banxico será demasiado fuerte: una buena chamba garantizada hasta fines de 2021. Un doble 'dedazo', con el segundo ofreciendo un cargo seguro sin pasar por una campaña electoral. La aprobación de Paloma Merodio como vicepresidente del Inegi mostró que Peña tiene en el Senado la mayoría necesaria para poner al frente del Banco Central a una persona inconveniente.

Un gobernador con la sombra de la política no sería positivo para el Banxico, esto es, una persona con sólidas credenciales en economía, pero que nunca haya laborado en el propio banco. Un Peña Nieto al que parece importarle cada vez menos el desprestigio de un nombramiento (de nuevo, el caso Merodio lo muestra claramente) bien puede dejarse llevar por la tentación de dar un doble 'dedazo'. Sería un legado problemático, pero al paso que va el gobierno peñista, uno entre muchos.

Twitter: @econokafka

También te puede interesar:
Movimiento de Recaudación Nacional
Alfredo, Delfina y Josefina: el trío demagógico
EPN, demoledor de instituciones