Opinión

Cargill: Seguridad alimentaria está ligada
al TLCAN 

 
1
 

 

[Bloomberg]Representantes del gobierno de Holanda y de la Sagarpa de México se comprometieron a incrementar su relación e inversión en el ámbito agroalimentario. 

Pregunté esta semana a David MacLennan, CEO global de Cargill
—una de las mayores firmas de alimentos e insumos para la industria alimentaria del planeta—, cuál es su opinión de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y las implicaciones para su empresa. Él estaba en Suiza, en la Cumbre Global de Materias Primas. Respondió que se está abriendo una gran oportunidad para que México desarrolle su industria agroalimentaria: “Mencioné una estadística sobre el incremento en el intercambio agrícola, que pasó de nueve mil millones de dólares a 38 mil millones de dólares. Creo que también es una oportunidad para que México desarrolle su propia seguridad alimentaria; para que sea un productor más grande de muchos de los productos que actualmente se importan, y queremos ser parte de esa cadena de suministro, y ya somos parte de la economía agrícola del país”.

Cargill vende una miríada de productos que comemos todos los días. Pero no nos los vende en el anaquel del supermercado; más bien surte a la industria alimentaria con insumos clave, desde harina de soya para crear alimentos funcionales, hasta lecitina de canola para confeccionar chocolates.

MacLennan hizo una férrea defensa del libre comercio al iniciar su participación en la cumbre suiza, pero alertó que los patrones de intercambio comercial se están modificando dramáticamente en todo el mundo en tiempos recientes. Dijo que “las políticas comerciales robustas generan un beneficio neto, y creemos que el mundo requiere dichas políticas comerciales si es que deseamos una prosperidad compartida”.  Al mismo tiempo, señaló que es necesario que la gente recupere la confianza en el comercio.

Cargill es una empresa privada, pero de grandes dimensiones. En todo el mundo cuenta con 150 mil trabajadores dispersados en más de 70 países. Su apuesta por México con el nuevo TLCAN será potente: “Tenemos un negocio activo y creciente en México. Y nuestro negocio doméstico está ligado al TLCAN (…). Creo que es una gran oportunidad para que las empresas estadounidenses ayuden a México con barreras sanitarias y fitosanitarias, basadas en fundamentos científicos, así como en materia de seguridad en los alimentos y de las personas, que son obstáculos que pueden mejorar, y que recaen en materia de propiedad intelectual, por lo que no pueden ser compartidos, por lo que, en última instancia, beneficiarían a la economía mexicana, y es una forma en que las empresas estadounidenses pueden continuar expandiendo su presencia y el valor de sus intercambios con México en el marco del Tratado”.

De manera que, si México va a apostar por una mayor solidez del sector alimentario, esta es sin duda una voz que se debe escuchar.

Twitter: @SOYCarlosMota

Correo: 
motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:
David, Goliat y Paloma Merodio
Quiero Casa tiene 12% del mercado de la CDMX
KPMG desnuda lo malaleche de los empresarios