Opinión

Cajas destempladas

 
1
 

 

AMLO (Cuartoscuro)

Gil lo leyó en su periódico El Universal. Liópez le respondió con cajas destempladas a Silvano Aureoles y rechazó unirse al proyecto de coalición del gobernador electo de Michoacán. No se lo tomen a mal a Gamés, pero merecido se lo tienen: se ponen de pechito y Liópez no perdona, con Liópez no hay tu tía. Cabezazo a la nariz, patada a los bajos, descontón al rostro y aquí mis chicharrones truenan durísimo.

La nota de Misael Zavala explica que a pesar de la negativa de Liópez para unirse a cualquier proyecto del PRD, la dirigencia nacional de ese partido constituyó la Comisión de Diálogo que se encargará de buscar encuentros con otros partidos de izquierda. Por eso estamos como estamos. No dan golpe. Para lavarse la cara sucia, los perredistas buscan el perdón de Liópez. Van bien, sigan así y ¿saben que va a quedar de ustedes? La ceniza.

Zafín zafado
Mientras tanto, en una acto político en Zacatecas, Liópez afirmó: “Como dicen los jóvenes: ‘zafo’ ante la invitación del perredista Aureoles a que Morena participe en su gobierno y si quiere hacer alianzas que las haga mejor con los michoacanos en vez de hacerlas con políticos y que le cumpla al pueblo de Michoacán (…) (Aureoles) aprobó la reforma educativa, el aumento de los precios de las gasolinas, del diésel, de la luz, el aumento de impuestos abrió la puerta a Peña Nieto para la aprobación de la reforma energética y además era como un achichincle del coordinador de la bancada del PRI en la Cámara de Diputados, Manlio Fabio Beltrones”. ¡Sopla! Uno tras otro, los bofetones se oían en las calles de Zacatecas, y luego dicen que Liópez no es un energúmeno. El corazón simple de Gamés preguntó al viento: ¿por qué un hombre tan áspero, amargado, autoritario, malhumorado tiene el arrastre de Liópez? Como dice un amigo de Gilga: ¿eso queremos?

En la infancia de Gil había un gran dicho callejero cuando se jugaba a las canicas: zafín zafado no es perdonado. O sea si se te escapaba por error la canica, el tiro no podía repetirse. A Ríos Piter se le zafó y no será perdonado porque en el PRD y en esa izquierda la sensatez suele ser aplastada como un insecto (insecto, Gil se ruborizó). En medio de la barahúnda perredista, Ríos Piter ha tomado la palabra y ha propuesto desaparecer a las tribus perredistas; de paso, acusa a Nueva Izquierda y Alternativa Democrática Nacional de crear dirigencias impuestas por los intereses corruptos, los acusa además del clientelismo del partido. Gil se llevó los dedos índice y pulgar al nacimiento de la nariz y meditó: al parecer la realidad se parece mucho a lo que Ríos Piter denuncia; o sea, para qué más que la verdad: las tribus perredistas han sido corruptas, abusivas, demagógicas, clientelares y lo que la lectora y el lector le añadan. Ríos Piter: “En la política uno tiene que tener convicciones y principios y la ética tiene que ser lo que rija las decisiones que uno toma (…) el PRD tiene que ver su futuro inmediato por cuenta propia. No debe caer en la tentación de hacer alianzas con el PAN porque eso terminaría de desdibujarlo; pensar en alianzas con Morena, un partido que ha rechazado las mismas, y en una idea electorera solamente hay una figura, Andrés Manuel L(i)ópez Obrador, me parece que esa figura está en el pasado”.

Caudillos
Como en las viejas radionovelas, se oye al final de una emisión una voz que pregunta: ¿logrará Ríos Piter cambiar el partido y regresarle la razón de su existencia? ¿Intentarán los viejos Chuchos y las Chuchas derrotar a Ríos Piter con sus odiosas triquiñuelas? ¿Triunfará el nefando Bejarano y reventará al PRD tal y como se lo ha pedido el malvado Liópez? No se pierda el próximo capítulo de sus dos radionovelas del momento: Chuchos rotos y El derecho de renacer.

La perspicacia de Gilga (¿lo dudan?) lo guía en sus pesquisas y lo llevan a ese lugar oscuro en el cual muchos perredistas culpan del desastre de su partido a su participación en el Pacto por México; a muy pocos se les ocurre voltear al horizonte histórico de sus caudillos. Gil abandonó el mullido sillón, cerró los ojos y recordó. Ciertamente, el ingeniero Cárdenas hoy en día pasa por el puente de la moderación rumbo a su alta vejez, pero fue un caudillazo de los de antes, un verdadero cacique, no se movía una hoja en el árbol del PRD si el ingeniero no ordenaba que se moviera. De Liópez, mejor ni gastemos tinta y papel. Cerremos esta página del fondo y empecemos la semana viendo cómo quizá pagaremos 17 pesitos por un dólar. Nos vemos mañana, pero en público. ¿O cómo era?

La máxima de Swift espetó dentro del ático de las frases célebres: “Visión es el arte de ver las cosas invisibles”.

Gil s’en va.

Twitter: @GilGamesX

También te puede interesar:
Visiones de Shakespeare
Vida y muerte de una tribu
La noche dentro la noche