Opinión

Cada quien su 'tapado'

    
1
   

   

ME Meade tapado. (Especial)

Como es sabido, el presidente Peña armó una reunión 'en corto' con más de una cincuentena de periodistas. Hasta esta semana el uso de la frase 'en corto' implicaba una reunión con un puñado de personas para intercambiar puntos de vista y cierta información. Esta versión gigante de la plática informal es una más de las aportaciones, en materia de lenguaje y de ciencia, que nos deja el peñismo. Entre algunas de las que podemos recordar rápidamente están: ya sabemos que cinco es menos que uno; que León y Lagos de Moreno son estados; que la batalla de Puebla fue en 1995, y que México es “el primer país con mayor número de mexicanos obesos”. Según las múltiples crónicas de la reunión que sostuvo con periodistas, se le vio muy contento, muy desenvuelto. Todo indica que haber escondido a Peña de los periodistas ha sido un error garrafal en la estrategia presidencial.

Lo más destacado por la prensa fue la pregunta del agudo reportero Francisco Garfias, que inquiría sobre si estaba en esa sala el próximo candidato del PRI. El presidente, como buen priista, se explayó hablando de su partido, de su “liturgia”, de sus formas y métodos, y de lo contentos que están al ser como son. Los comentarios del presidente, alrededor de la pregunta, ocuparon amplios espacios en los medios. Quizá sea un asunto generacional, pero a nuestros medios les sigue fascinando el 'tapado' priista. Es una suerte de deporte nacional que hoy lleva a la práctica medio país con singular alegría. Por ejemplo: el presidente del PAN no duerme de pensar que el candidato del PRI va a ser José Antonio Meade. Se le llena la boca nomás de decir el nombre, se pone rojo y la ira lo invade. Los periodistas que fueron a la reunión con Peña consignaron la misma nota todos: que si fulano estaba serio, que si el otro está risueño y quitado de la pena. El 'tapadismo' total, el divertido pasatiempo de la adivinanza sobre la voluntad presidencial.

El lunes pasado comenté en este espacio la manera en que la cultura priista había impregnado a la 'oposición' y formaba parte del actuar cotidiano de los partidos. Creo que es importante que veamos las diferencias en las formas –las pocas que hay– entre los partidos, toda vez que Andrés Manuel dice que él va a derrotar al PRI y los partidos del Frente; uno hasta el tope de modos priistas como el PAN; otro que ha sido presidido en su mayoría por priistas, y MC, cuyo dueño es un expriista, dicen también que ellos van a derrotar al PRI. Y bueno, pues el PRI, muy contento de que se hable de ese partido como potencia electoral invencible.

Lo cierto es que antes, el ejercicio del dedazo al 'tapado' era exclusivo del PRI. Ahora tienen todos una imitación burda y barata que, por supuesto, no le llama la atención a nadie. Cada quien trae su dizque tapado. En el PAN ya se sabe que será Ricardo Anaya, si el Frente sobrevive también será Anaya. En Morena, López Obrador se designó candidato. Pero como cualquiera puede ver, a los opositores les falta el 'toque' priista, esa suerte de malicia envuelta en celofán que hace que todos comenten y festejen 'su tapado', y que panistas, perredistas y morenistas queden como candidatos impuestos, como una copia chafa del tapado original del que ya hablamos todos, pero que no sabemos quién es.

Twitter: @JuanIZavala

También te puede interesar:

Con el poder de su firma
PRI, en todos lados
¿PAN vs. PAN?