Opinión

Caballada 2018: la chiquillada

   
1
  

  

Si Jorge Castañeda ve aceptación de la gente, iría como independiente. (Cuartoscuro)

En la inminente carrera presidencial, ¿son nuevos los nuevos? ¿Representan una alternativa frente a las gastadas opciones partidistas reseñadas aquí ayer? ¿Podría dar la sorpresa alguno de esos que aparecen en las encuestas en un segundo plano que o no tienen partido o podrían competir como independientes?

Hoy en las encuestas electorales de cara a 2018 son mencionados cuatro posibles independientes: Miguel Ángel Mancera, jefe de Gobierno de la Ciudad de México; Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, gobernante de Nuevo León; el escritor y excanciller Jorge G. Castañeda, y el periodista y conferencista Pedro Ferriz de Con.

Tibio y dubitativo. Eso define a Mancera como jefe de Gobierno de la capital. En medio de escándalos de corrupción en delegaciones e incluso en la Asamblea, con denuncias en distintos rumbos sobre graves violaciones a las leyes de desarrollo urbano (episodios donde las autoridades o son omisas o cómplices), borrado de la discusión sobre las emergencias ambientales por contaminantes del aire, Mancera sigue como puntero cuando en las encuestas se pregunta por un candidato del PRD, partido al que no pertenece, pero con el que no rompe.

Pero lo de puntero es un decir, porque el partido de la Revolución Democrática ha cedido ante el embate de Morena (en la encuesta de la semana pasada de Reforma el sol azteca saca seis puntos) y con Mancera de candidato el PRD apenas lograría nueve puntos (ídem).

Mancera dice que puede ser candidato porque no tiene mejor cosa qué hacer que alimentar esa supuesta aspiración con miras a usar esa fama electoral, que no peso ni prestigio, en el trueque partidista que se dará en 2017. Podría jugar a favor de alguien o en contra del Peje. Y cobrar por ello. No sería un mal negocio: total, qué puede perder si no puede ganar.

Ni los procesos legales emprendidos contra su antecesor, ni eventuales resultados de su gestión alcanzarán para que el neoleonés Jaime Rodríguez se posicione a nivel nacional. El Bronco requeriría del acompañamiento del gobierno federal para que sus pesquisas contra Rodrigo Medina rindieran los máximos frutos, pero desde Los Pinos no se ha movido ni un hilo de voluntad para que al exgobernador priista se le cobren las facturas. Así, a la sociedad regia le sabrán a poco los episodios de los tribunales cuando lo que se les prometió era la cárcel para el exmandatario. En la expectativa fallida se morirían las ilusiones de grandeza del expriista.

De Pedro Ferriz de Con sólo diría que su, ya famosa, pésima respuesta a un joven que le cuestionó sobre un episodio marital hace pensar si tiene la piel que se requiere para una contienda electoral.

Jorge G. Castañeda tiene hasta un libro (Sólo así, se llama) donde apunta lo que podría ser una plataforma para el cambio que, según él, México requiere.

En ese volumen (ya reseñado aquí http://bit.ly/1QkiLbb) Castañeda dice que sólo alguien que no le deba a los partidos podrá hacer que éstos y sus principales representantes rindan cuentas sobre corrupción y derechos humanos.

Tras la publicación de Sólo Así, el país se ha visto inmerso en una enorme polémica por gobernadores señalados como autores o protectores de corrupción. ¿Ha sido Jorge un protagonista indiscutible de ese debate? Se ha constituido en un eje de los casos Chihuahua, Quintana Roo, Veracruz, Tamaulipas, etcétera. No. Parece haber desperdiciado una gran oportunidad todos estos meses para demostrar que él era el ideal para estos temas y estos tiempos.

La caballada luce poco atractiva, pero es cierto que falta mucho para el 2018, aunque haya tanto adelantado.

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:
Caballada 2018: estas cuadras ya las vimos (demasiado)
NL, quince a juicio y contando
TresdeTres, una selfie del sistema