Opinión

Buscan Pymes para sustituir importaciones turísticas

  
1
  

 

Pymes

Destaca el secretario de Turismo, Enrique de la Madrid, que la mejor manera de conseguir un México con equidad económica regional es procurar involucrar al tejido empresarial en apoyo a los polos turísticos nacionales. No carece de razón, pero en la estrategia se requiere más sumas de voluntad a la que muestra el titular de Turismo.

Estudios realizados han calculado en 60 por ciento el componente importado de los insumos necesarios para atender al turismo extranjero. De cada 10 artículos que se colocan al consumo del turismo internacional seis los compramos al extranjero.

El reto no es pequeño y no siempre las voluntades bastan, reza el programa Conéctate al Turismo. Pero el reto exige la suma de muchas voluntades.

México ocupa ya el lugar ocho en cuanto a destino del turismo internacional. Somos la nación más destacada en la actividad en toda la América Latina. No obstante, en cuanto a ingresos por viajero estamos en el lugar 14.

No se trata sólo de ser un país al que llegaron en 2016 un total de 35 millones de turistas. La derrama alcanzó 19 mil 600 millones de dólares, de los cuales 11 mil 700 se tuvieron que invertir para atender a los viajeros. El ingreso neto por turismo es ligeramente por debajo de ocho mil millones de dólares.

Por eso se requiere sustituir importaciones dentro de una industria que es relevante en la economía y será más aún con el transcurrir del tiempo.

No siempre es posible por más que, por ejemplo, cualquiera llegara a pensar que sustituir una marca de mermelada importada por una nacional no tiene chiste. Hay marcas o productos que no se puede llegar a pensar sustituirlas. No al menos con la velocidad que se antoja posible.

Un sólo hecho llama la atención de todo lo que puede hacerse. Pongamos el dedo en el renglón de la región turística internacional por excelencia: Quintana Roo y específicamente Cancún.

80 por ciento de la oferta hotelera en Quintana Roo se concentra en Cancún y en la Rivera Maya. En la primera habrían 36 mil cuartos aproximadamente y en la Ribera 40 mil más. Entre los dos reúnen poco más de tres de cada cuatro habitaciones en Quintana Roo.

Un estudio mandado a hacer entre otras partes por la delegación de la Secretaría de Economía en la entidad, bajo la responsabilidad de Luis García (nacido en la entidad por cierto) realizado por la Universidad La Salle en el estado señala que tan sólo en cuatro renglones: productos de cristalería, blancos, alimentos y bebidas, la importación alcanza 13 mil 500 dólares por habitación.

Habrá contemplado el estudio que el 100 por ciento de la tilapia que se ofrece en la entidad, como es el caso prácticamente en todo el país, viene o de Vietnam o de China. De China habrá viajado siete mil 259 millas náuticas. En avión, vía recta, hablamos de 13 mil 453 kilómetros. De Vietnam las tilapias son transportadas por siete mil 904 millas náuticas y si se hubieran subido a un avión, que no se hace, tendrían que ser llevadas por 14 mil 649 kilómetros.

Datos de los amigos y periodistas en el estado, Óscar González y Óscar Miravete Granja, señalan que tan sólo en Cancún se consumen más de 10 mil toneladas al año y en Chetumal se producen acaso 500 toneladas anuales. Antes hubo intenciones de atender esa demanda localmente pero fracasó un intento de una granja que fue instalada en la comunidad de Sergio Butrón Casas que llegó a tener 15 estanques. Acabó el gobierno de Hendricks y todo se fue al cesto de la basura.

El propio Luis García, delegado federal de la Secretaría de Economía, nos relató un caso de una maquiladora que se estableció en Chetumal para abastecer ropa de cama para la industria turística que es capaz de soportar un trato mucho más pesado que el que se calcula para un particular. La fábrica se estableció y pronto se percataron de la necesidad de cerrar porque ni el salario era competitivo con el que impone la industria turística regional ni las costumbres o culturas de hábitos laborales soportaban ocho horas de pie sin poder pestañear o sin capacidad de echarse un cigarrito o de hacer chat en el WhatsApp.

La recomendación del delegado es analizar con cuidado en dónde van a estar localizadas esas fábricas con vocación a sustituir importaciones. Esa misma maquiladora diseñada para la fabricación de edredones y ropa de cama instalada entre Campeche y Yucatán, a 250 kilómetros al sur de Carrillo Puerto, pudiera dar magníficos resultados y ahí los posibles trabajadores se matarían por una oportunidad laboral que los mantuviera arraigados en sus comunidades en lugar de buscar un trabajo precisamente en Cancún.

Y esto permite colocar otro punto en el renglón: aprovechar a Quintana Roo como un logístico que pueda abarcar no sólo la demanda de la industria turística en la región sino en el gran Caribe, donde México puede ser el eje de la logística de este polo turístico mundial. Ese podrá ser otro gran tema.

Por lo pronto, Conéctate al Turismo exige la suma de los medios de comunicación y de las redes sociales para agilizar la posibilidad que se antoja estratégica de encontrar esos insumos que requiere la industria y que en lugar de importarse pudieran ser abastecidos por la industria mexicana. Ojalá el reto pueda cubrirse.

Contacto: etj@uptv.mx

Twitter: @ETORREBLANCAJ

También te puede interesar:
México demuestra a la OCDE que sí puede
Nace índice para medir eficiencia de políticas públicas para Mipymes
Ubicar problemas en donde están las soluciones