Opinión

Buenas y malas noticias

    
1
    

      

pib cd mexico

En esta semana hemos tenido noticias de todo tipo. Por un lado, la decisión del Banco de México de ofrecer coberturas cambiarias (en pesos) hasta por 20 mil millones de dólares, ha tenido un impacto considerable en el valor del dólar. Por primera vez desde que Donald Trump ganó la presidencia de Estados Unidos, lo podemos comprar con menos de veinte pesos. Aunque la decisión se anunció el martes, la caída del precio del dólar ha proseguido, y ayer ya llegó a estar en 19.60. No sabemos si se mantendrá ahí por un buen rato, si habrá rebote o continuará la caída. Pero parecería que de aquí a que la Fed vuelva a tomar decisiones acerca de su tasa de interés, es muy probable que nos mantengamos por debajo de los 20 pesos.

Esta reducción en el precio del dólar implica un menor costo de la gasolina. Si ese menor costo se reflejará en un menor precio al público o no, no es claro. La fórmula con la que fijan el precio, más el juego que traen con el IEPS, no permite saber bien qué ocurrirá. Parece que les cuesta trabajo liberar bien el mercado, pero el avance es importante. Si llega a bajar de precio el combustible, no será por mucho, de forma que en comparación con el año pasado, seguiremos viendo un incremento superior al 10%, que repercute en una inflación que sigue debajo de 5%, pero por poco.

Como usted recuerda, se mide en México la inflación de todos los bienes y servicios, pero también se calcula un indicador en el que se quitan ciertos precios que se mueven mucho, como las frutas y verduras y los combustibles. Esa información se llama inflación subyacente y es la mejor forma de ver el comportamiento real de los precios. El dato que se publicó ayer fue 4.2%, que refleja que más allá de la gasolina (o la cebolla y el aguacate), los precios están subiendo. Parte de ello, sin duda, tiene que ver con el gran ajuste del dólar durante 2016, que finalmente se está trasladando al consumidor. Esa no es una buena noticia, pero tampoco es catastrófica. No hay duda que tendremos un año de inflación relativamente alta, entre 5 y 6%, y habrá que evitar que crezca más, pero estamos lejos de los problemas que vivimos hace 20 años.

De parte del gobierno de Estados Unidos también tenemos buenas y malas noticias. Las buenas tienen que ver con los funcionarios de alto nivel, como los secretarios Tillerson y Kelly, que visitaron México, o el general Mattis, que ha estado viajando por Europa y Asia. Los tres están dando algo de sentido y responsabilidad a los exabruptos de Donald Trump, que son las malas noticias que usted ya conoce, y que no se acaban.

Tillerson y Kelly ofrecen negociación, atención a los derechos humanos, trato civilizado a los migrantes; Trump, y los extremistas que lo cilindrean en la Casa Blanca, ofrecen agresiones, insultos, y además insisten en que México debe tratar respetuosamente a Estados Unidos. Ya lo hemos dicho muchas veces, Donald Trump es una gran tragedia para Estados Unidos y para el mundo entero, incluyendo a México.

No podemos saber cuál de estas dos fuerzas tendrá mayor impacto en nuestras relaciones. Es muy posible que buena parte del gobierno de Estados Unidos siga directrices de los secretarios, pero habrá otros que se sientan empoderados con las exhortaciones de Trump. Y no sólo en el gobierno. Muchos racistas que por un rato se habían moderado, ahora estarán agrediendo a nuestros compatriotas, sean o no inmigrantes legales en ese país. Buenas y malas noticias, como ve.

Profesor de la Escuela de Gobierno, Tec de Monterrey.

Twitter: @macariomx

También te puede interesar:
Lo que elegiremos
Mapa electoral
Adelantados