Opinión

Brujos de las letras

 
1
 

 

Moody´s

Hace unos días las calificadoras de riesgo pusieron a la economía de México bajo perspectiva negativa. No deja de sorprenderme la ingenuidad de muchos analistas económicos cuando se trata de las predicciones de estos brujos de las letras, Standard & Poor’s y Moody’s, las dos calificadoras estadounidenses que conforman el duopolio dominante en el mundo. En mi vida profesional las he visto poner nota y prever comportamientos sobre hechos relevantes fallando en repetidas ocasiones.

Entre brujos y magos, genios y gurúes, oráculos y adivinos, prefiero a Carlos Slim que a las calificadoras. Analiza mejor, acierta más veces y no se la pasa dando consejos. Cuando expertos y calificadoras decían que MCI no podía crecer en México por el monopolio de Telmex, lo que no advertían es que MCI no crecía en ningún lado porque iba camino a la bancarrota. Y cuando quebró, allí fue Slim, entre 2002 y 2004 para quedarse con 13 por ciento de la empresa que nadie quería, a convertirse en su mayor accionista y, mientras analistas y calificadores se rascaban la cabeza para entender qué había salido mal, se las vendía en 2005 a Verizon por mil 300 millones de dólares, ganando cientos de millones de dólares.

Es como si les costase aprender, porque en el 2000 había sucedido algo parecido con Ecuador, al que las calificadoras veían por los suelos y recomendaban vender. Slim, mientras, salía a comprar los bonos depreciados por el pánico generado para posteriormente ganar cientos de millones. Y allí está Brasil con Lula. En la campaña electoral a su primera presidencia, The Economist escribía que el prospecto del triunfo de Lula había aterrado a los mercados financieros, desmoronado al real y, con la acción de las calificadoras, elevando la tasa de riesgo de sus bonos soberanos. Recuerdo entonces que en mi propia familia estaban preocupados porque los banqueros de inversión y las calificadoras recomendaban desprenderse de todos los papeles brasileños. Yo conozco Brasil bastante y les di un solo consejo: Brasil no se va a acabar, mejor compren y no vendan. Los papeles se triplicaron y Brasil no sólo no se acabó, ni lo hará hoy, sino que seguirá siendo una aspiradora de capital internacional. Hoy su bolsa de valores (en dólares) ha sido una de las más rentables.

Y podría añadir los casos de Enron (hasta que cayó, no había alertas sobre su riesgo) o, sin ir muy lejos, el del Brexit, anunciado por calificadoras, analistas y expertos como lo más parecido al fin del mundo.

Un último ejemplo. Cuando ingresé a dirigir la Corporación Interamericana de Inversiones en el año 2000, no teníamos calificaciones así que decidí pedir a S&P y Moody’s que nos pusieran nota. Nos dieron AA y Aa2 internacional. Dos años después, por la exposición que la CII tenía a Sudamérica, entonces afectada por la crisis financiera de Brasil y Argentina, S&P llevo nuestro rating a perspectiva negativa. Pero, aunque nosotros mejoramos nuestra posición por encima de la situación original (cuando fuimos calificados), S&P no corrigió la calificación.

Desde entonces decidí que no convenía hacerles demasiado caso, a fin de cuentas, su mirada suele ser parcial. De modo que, mientras a diario recibía banqueros de inversión que me recomendaban que siguiéramos comprando asset-backed securities (ABS, bonos respaldados por activos), la lógica me aconsejaba desinvertir. Para 2007, un estudio independiente de expertos contratados por el BID mostraría que a la CII no le quedaba un solo centavo en ABS, cuando hacia 2003 tenía casi 40 por ciento de su cartera en esos bonos largamente recomendados por S&P y Moody’s como una panacea financiera que enriquecería al mundo. De más está decir que a diferencia de la mayoría de las instituciones financieras privadas y multilaterales, incluyendo al BID, que perdieron miles de millones, la CII no perdió un solo centavo.

Yo sugeriría que hagamos con los expertos lo que debemos hacer siempre como regla de vida: escuchar, pero tomar nuestras propias decisiones con un marco amplio de opiniones y análisis.

Así lo hacen los ganadores.

Opine usted: rogozinski@mitosymentadas.com

Twitter: @JaqueRogozinski

También te puede interesar:
Las lechugas de Trump
Consecuencias indeseadas de demandas racionales (III)
Brexit, juego de sordos

>