Opinión

Brecha de percepciones sobre México

 
1
 

 

billetes

Respecto a la percepción sobre México, sigue siendo evidente el contraste entre el escepticismo que se percibe dentro del país y el optimismo que proviene del exterior.

“Hay mayor optimismo y confianza sobre México fuera del país que aquí”, afirmó Luis Peña, director general de HSBC México, durante su participación en el reciente Foro Invest in Mexico 2015.

De acuerdo con el banquero, México tiene una mejor perspectiva de crecimiento que otros países de América Latina y, en medio del complejo entorno internacional, se diferencia de otras economías emergentes.

Además tiene fundamentales sólidos por sus finanzas públicas sanas, el nivel de deuda como proporción del PIB más bajo entre los países de la OCDE, una moderada tasa de desempleo y una inflación en mínimos históricos.

Es por ese ambiente de confianza que no se han frenado proyectos de inversión en sectores productivos.

Por el contrario, las inversiones siguen fluyendo y el interés de los extranjeros se mantiene.

Muchos inversionistas internacionales continúan analizando las oportunidades de negocios que se abren a partir de las reformas.

Luis Peña señaló que los sectores de mayor interés para los inversionistas son energía, infraestructura y tecnología, en lo que coincidieron otros participantes en el Foro Invest in Mexico 2015.

Ahí se dijo que para 2016 se espera que los fondos de capital privado destinen entre cinco y seis mil millones de dólares para invertir en proyectos productivos de México.

En 2014 invirtieron cuatro mil 100 millones de dólares y se estima que en 2015 los recursos canalizados al país por esos fondos ascenderán a cuatro mil 800 millones.

Parte de esa inversión se ha realizado a través de CKDs y Fibras, y pronto de Fibras E, que darán acceso a los inversionistas a proyectos energéticos y de infraestructura.

Los montos confirman que no se ha frenado la inversión
realizada por los fondos de capital privado en proyectos productivos.

Si bien persiste un ambiente de confianza y optimismo externos sobre México, preocupa el bajo crecimiento de nuestra economía.

Peña dijo que “me gustaría ver un crecimiento más cercano a 4.0 por ciento que a 2.0 por ciento”, que es el que ha tenido la economía mexicana en los últimos años.

Las reformas, especialmente la energética, son muy importantes para pasar de un crecimiento de 2.0 o 3.0 por ciento a uno de 4.0 a 5.0 por ciento en los próximos años.

Pero es necesario que el gobierno federal dé certeza y confianza a los inversionistas de que habrá una instrumentación adecuada de las reformas.

La brecha de percepciones va a comenzar a cerrarse cuando las cifras de crecimiento económico apunten claramente al alza.

Y eso podría verse hacia finales de la administración, como lo prevé el FMI.

Un mayor crecimiento de la economía será el punto de inflexión que romperá el escepticismo que se percibe en México.

Twitter: @VictorPiz

También te puede interesar:
El 'ligue' de Carstens con Yellen
El flash del Inegi sobre el PIB
México toma el liderazgo en América Latina