Opinión

Berlín: 2015, orgullo y dignidad judíos

 
1
 

 

Hoy, el mundo conmemorará el 70 aniversario de la liberación del campo de exterminio nazi de Auschwitz, símbolo del Holocausto. (Reuters)

El Olympia Stadium de Berlín construido para albergar a los Juegos Olímpicos de 1936, evento en el que no se permitió la participación judía, fue sede de los 14avos. Juegos Macabeos Europeos del 27 de julio al 5 de agosto del 2015 en el que participaron más de 2,300 atletas judíos de todo el mundo compartiendo en 19 disciplinas. La Olimpiada de 1936 “fueron los juegos del nazismo, de la propaganda y la tensión social y en los primeros que se utilizó el deporte como un espectáculo de propaganda de masas”. Los nazis iniciaron la costumbre de trasladar en relevos la antorcha desde Olimpia, en Grecia, hasta la sede de los juegos en Berlín; 3,000 corredores hicieron esta tarea en el verano de 1936.

La rehabilitación del Estadio entre el 2000 y el 2001 “representa el paradigma de una ciudad que ha sabido reinventarse, después de una contienda que la dejó arrasada”, hoy día Berlín es el tercer destino turístico europeo más importante después de Londres y París; el año pasado recibió casi 12 millones de visitantes.

La inauguración de la Macabiada en Berlín fue apoteótica; 20,000 judíos cantaron dentro del Estadio el himno nacional de Israel, Hatikva (esperanza). La celebración de la Macabiada en Berlín tiene un elevado simbolismo para los judíos, en virtud de que aunque en esa ciudad aún está vivo el Holocausto, enviaron un mensaje de vida y reconciliación a los alemanes y al mundo. El nombre de la Macabiada rememora a la familia del sacerdote judío Matatías y sus cinco hijos quienes en el año 166 A.C. iniciaron una revuelta contra el Imperio Selúcida de Antíoco IV Epifanes a través de la cual obtuvieron su independencia.

Los juegos Macabeos se celebran cada cuatro años en diferentes ciudades de Europa; los primeros se realizaron en Praga en 1929 y los previos a los de Berlín, en Viena en el 2011. Cabe destacar la Macabiada que se realizó en el Antiguo Mandato Inglés de Palestina en 1932; antes, en 1930, un grupo de motociclistas judíos viajaron desde Haifa, Israel, a toda Europa para difundir este evento. En el 2015 once motociclistas, dos sobrevivientes del Holocausto y nueve familiares sobrevivientes, salieron de Israel con la antorcha de la Macabiada atravesando varios países de Europa, incluso pasaron por el que fue el campo de concentración de Auswitch (situado a 43 km de Cracovia, Polonia) donde fueron exterminadas más de 1.3 millones de personas, 90.0% judíos.

La Macabiada de Berlín coincidió con el 50 aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre Alemania e Israel y también con 50 años de la refundación de la Organización Deportiva Macabí de Alemania. La reconciliación entre judíos y alemanes representa un paradigma para el mundo porque indica el camino a seguir en las relaciones entre naciones.

Por otra parte, la Macabiada en Berlín es un gesto de Alemania para mostrar al mundo que los alemanes están permitiendo el renacer de la vida judía en su país. La presencia judía en Alemania se remonta al siglo IV AC; antes de la Segunda Guerra Mundial, más de medio millón de judíos vivían en ese país; al final de la misma solo quedaban 30 mil; a partir del ascenso de Hitler al poder en los treintas empezaron a emigrar, sobre todo a EUA: empero, la mayoría fueron asesinados por los nazis en los campos de concentración. En los cincuentas la comunidad judía en Alemania sumaba 50 mil almas, no obstante, con la desintegración de la Unión Soviética y la Reunificación de Alemania en los noventas, la población judía empezó a crecer rápidamente hasta alcanzar en el presente entre 100 mil y 200 mil personas, comparado con 5 millones de musulmanes, sin embargo, su crecimiento ha sido muy dinámico, particularmente nutrido por judíos de EUA, israelíes y de diferentes países de Europa Oriental; el 90.0% de los miembros de la comunidad judía son inmigrantes “recientes”, llegaron en el curso de las últimas dos décadas. Cabe resaltar que de acuerdo con el artículo 116 de la Constitución alemana, todo aquél que haya sido despojado de su ciudadanía por el régimen nazi por motivos políticos, racistas o religiosos puede postularse para obtener la ciudadanía alemana.

La vida judía en Alemania “es vibrante” con festivales de arte, sinagogas y lazos estrechos con el gobierno; el intercambio económico, cultural y científico entre Berlín y Jerusalén es notable. En el presente Alemania es el mayor socio comercial de Israel en Europa y el tercero a escala mundial, después de EUA y China. Alemania es el tercer exportador de armas en el mundo y también proveedor importante de estas a Israel; incluso le ha vendido bajo condiciones muy atractivas varios submarinos Dolphin con una autonomía de 4,500 km y con capacidad para portar armas nucleares.

La canciller alemana Angela Merkel es el símbolo de una Alemania tolerante, su actitud favorable hacia los judíos e Israel es destacable: levantarse contra el antisemitismo y no consentir que las críticas sean instrumentadas para esconder el mismo odio a los judíos que alimentó el Holocausto nazi. Angela Merkel ha expresado que la Comunidad Judía forma parte de la vida de Alemania y ninguno de sus miembros debe sentirse discriminado, marginado o amenazado. Israel Vive, (AM Israel Jai).

También te puede interesar:

Rampante antisemitismo en el mundo

Empoderamiento de los palestinos

El régimen iraní no es confiable