Opinión

Beltrones, ¿va?

1
   

    

Manlio Fabio Beltrones. (Eladio Ortiz)

1. Manlio Fabio Beltrones presentó una controversia constitucional contra la ley antibronco, aprobada por una mayoría panista y promulgada, hace unos días, por el gobernador Moreno Valle, de Puebla.

2. La legislación le cierra el paso a cualquier candidato independiente a la gubernatura al establecer un plazo de 20 días para presentar 130 mil firmas (3.0 por ciento del padrón), que deben ser ratificadas personalmente en los módulos electorales y estar repartidas en 160 de los 217 municipios de ese estado.

3. Al presentar la controversia, Beltrones expresó su respaldo a las candidaturas independientes afirmando que “son y deberán ser un acicate para que los partidos políticos mejoren su presencia y sobre todo su identificación con las fuerzas ciudadanas”.

4. La acción de inconstitucionalidad es, además, congruente con lo que MFB expresó en una entrevista con Leo Zuckerman, recién asumió la presidencia de su partido: a) que presentaría su 3 de 3 (declaración patrimonial, de conflicto de interés y de pago de impuestos) y exigiría lo mismo a los candidatos priistas; b) que está contra las leyes antibronco; c) que el PRI estaría dispuesto a debatir la legalización de la marihuana; y d) que habría que revisar la reforma fiscal en el nuevo contexto nacional e internacional.

5. Este nuevo rostro de Beltrones, abierto y moderno, contrasta con el senador que impulsó la contrarreforma electoral de 2007, que incluyó la prohibición de las campañas negativas y decapitó al IFE. Y contrasta, también, con el rechazo tajante de la reforma energética, propuesta por Calderón, que era impostergable, al condenar los contratos de riesgo y cerrar el paso a cualquier reforma constitucional en la materia.

6. A nadie escapa, o no debería escapar, que el giro de Beltrones tiene sentido y dirección: si aspira a postularse candidato en 2018 debe hacerlo con agenda y mentalidad modernas y abiertas.

7. Pero, ya se sabe, obras son amores y no buenas razones. La acción de inconstitucionalidad presentada por el presidente nacional del PRI impone dos apostillas. La primera, en tres estados gobernados por ese partido (Chihuahua, Veracruz y Tamaulipas) se impulsaron leyes antibronco. Así, que allí qué. Y la segunda, la SCJN acaba de fallar contra un amparo interpuesto en esos estados validando las leyes antibronco.

8. Vale subrayar que en Chihuahua se fue tan lejos como en Puebla, pero por otro sendero: se estableció un plazo de tres años sin militancia previa para postularse como candidato independiente (artículo que habría dejado fuera de la contienda a El Bronco en Monterrey).

9. Todo esto viene a cuento, porque si el compromiso de Beltrones con la agenda que ha esbozado va en serio, deberá comprobarlo yendo mucho más allá de la controversia constitucional que, por lo demás, dado el primer fallo del SCJN, es muy probable que pierda.

10. En materia de candidaturas independientes el doble lenguaje no es, en todo caso, monopolio del PRI. Ricardo Anaya ha manifestado abiertamente su apoyo a los independientes, pero fue
–como ya se dijo– una mayoría panista la que aprobó los candados en el estado de Puebla.

11. La cuestión está, para unos y otros, en demostrar que hay liderazgo y eficacia. Porque si los dichos de los presidentes nacionales de los partidos se quedan en eso, en dichos, y son los gobernadores los que finalmente imponen su capricho no habrá tela de donde cortar.

12. A Beltrones se le reconoce, justamente, por su eficacia política, y la coyuntura jamás le había sido tan favorable. La presidencia de la República se encuentra empantanada en los casos de OHL, la fuga del Chapo, la situación económica y una cerrazón a percibir la realidad. Eso se expresa en la baja popularidad que registra el presidente Peña y en el ascenso de López Obrador.

13. Toda larga marcha inicia con un primer paso. Beltrones tiene la oportunidad de dar dos: uno, haciendo los ajustes necesarios en materia fiscal; y dos, impulsando una reforma que garantice el derecho efectivo a las candidaturas independientes en los estados –precisando modalidades, tiempos, porcentajes de padrón, etcétera– para vetar las veleidades de los gobernadores. El que es perico –se dice–, donde quiera es verde. ¿Será?

Twitter:
@sanchezsusarrey

También te puede interesar:
Los 43, nudo gordiano
Hoja de ruta al 18
Continuidad y pocos cambios