Opinión

Banxico y el por qué no establecer una coordinación explícita con la Fed

 
1
 

 

Agustín Carstens, gobernador de Banxico (Cuartoscuro/Archivo)

Se prestará atención particularmente a la política monetaria relativa entre México y Estados Unidos. Fue el mensaje al que volvió a asignarle una importancia central en su función de reacción el Banco de México en su comunicado reciente.

El mensaje no es nuevo, desde hace meses el Banco Central local emprendió un claro esfuerzo de comunicación en reconocimiento del histórico proceso que está frente a nosotros: el proceso de normalización de la Fed.

En este contexto, ¿por qué no ligar explícitamente las acciones de Banxico a las de la Reserva Federal? Es decir, sería o no recomendable que en algún punto en el corto plazo el Banco Central local incluya algunas líneas en sus comunicados que versen:

"Ante la previsión de un ciclo de normalización de la postura monetaria de la Fed, que implicará alzas en su tasa de referencia, la Junta de Gobierno considera recomendable el seguir tales movimientos con la mayor coordinación posible y en magnitud correspondiente".

De principio, tal propuesta parecería hacer sentido en términos de disminuir la incertidumbre a nivel local respecto a la temporalidad de la siguiente acción de Banxico, dejando como única interrogante la temporalidad de las acciones externas.

La propuesta tiene cierto atractivo. No obstante, a continuación presento al menos cuatro razones por las que creo no sería la estrategia óptima:

Primero, el última instancia, el próximo ciclo de alzas de la Fed nos preocupa en cuanto a sus efectos en los diferenciales de tasas de interés al rededor del mundo y su asociado efecto sobre los tipos de cambio en particular (y sus riesgos inflacionarios asociados) y a la reacción de los mercados emergentes en general (donde su ordenado funcionamiento es crucial).

En este contexto, el ligar las acciones de política monetaria a nivel local con las externas pasa de largo la enorme probabilidad de que la respuesta de mercado se presente con semanas o meses en adelanto a la primera alza de la Fed, justo cuando la Fed comience a ponerse más formal al respecto.

Segundo, quizá no sepamos cuándo efectuará su primer alza la Fed, sus miembros al menos la ubican antes de que concluya el año, lo que sí sabemos es que no será en múltiplos de 25 puntos base (pb). Hace ya meses que la Fed expresó su decisión de hacer movimientos por rangos de 25pb -así, el primer ajuste de la Fed podría llevar a su tasa de referencia a un rango 0.25-0.50 por ciento y no a un puntual 0.50 por ciento.

Lo anterior dificultaría las hipotéticas acciones coordinadas con la Fed en ausencia de una modificación similar en la magnitud en que se efectuarían las alzas a nivel local. De hecho, este punto también será un reto en los meses siguientes aún en ausencia de coordinación.

Tercero, nada garantiza que misma magnitud de alza en ambos lados del río Bravo tengan una respuesta a lo largo de la curva de rendimientos y tipo de cambio tal que sea suficiente para "balancear" los riesgos inflacionarios y de funcionamiento de mercado a nivel local. Similar al caso anterior, éste también será un reto importante aún en ausencia de coordinación explícita.

Cuarto, la influencia de las acciones de la Fed sobre los mercados locales no será lo único a tomar en cuenta. Será la conjugacion de decisiones por parte de todos los bancos centrales en el contexto de normalización de la Fed las que derivarán en un cierto escenario de rebalanceo de portafolios a nivel global y los que generarán una cierta respuesta de los mercados locales, sobre la cual se enfocará el Banco Central local. Así, una acción coordinada en magnitud y tiempos con la Fed podría no ser la respuesta óptima.

Creo que el Banxico está siendo muy claro en referirse a los cambios en la postura monetaria relativa y en sus efectos sobre el tipo de cambio como factores clave en su función de reacción sin que por el momento crea que pueden ser más claros que eso.

Twitter: @joelvirgen

También te puede interesar:
Tres elementos clave para la reunión del Banxico
Rebalanceo de portafolios está aquí
Desplome del peso y las opciones de política