Opinión

Banxico subirá sus tasas antes que la Fed

 
1
 

 

Parte superior de la fachada del Banxico. (Edgar López)

Si alguien le dice que sabe con certeza lo que va a pasar en los mercados financieros en los próximos meses… es que está mal informado.

Casi es como si le dijera que ya sabe exactamente qué va a decir el Papa Francisco en cada uno de sus discursos.

Estamos viviendo tempos inéditos. No habíamos presenciado antes lo que hoy vemos.

Y, por lo mismo, estamos llenos de incertidumbre. Sin embargo, pese a todo, hay algunos trazos que perfilan sólo a grandes rasgos lo que viene. Veamos.

1.– El Banco de México se va a adelantar a la Fed. Creo que el tema ya no es si va a ocurrir, sino más bien la interrogante es cuándo. Es elemental que en las próximas semanas (a más tardar en pocos meses) tendremos una contaminación de la devaluación a la inflación. Y, de acuerdo a lo anticipado, el Banco de México subirá las tasas de interés, lo haga o no la Fed, para tratar de impedir que arranque un ciclo inflacionario. Hay quien opina que esto no ocurrirá porque mayores tasas implican menor crecimiento. Habría que ver si es así. Pero aun concediéndolo, el mandato constitucional de Banxico es controlar la inflación, sin ninguna referencia al crecimiento.

2.– Cuando suban las tasas en México, ¿cuánto bajará el dólar? No lo imagine de nuevo en una paridad de 15 o 16 pesos. Pero tal vez sí en 17. El Banxico deberá calcular un incremento que le quite los picos especulativos a la paridad pero que no cambie las tendencias estructurales.

Por eso, un nivel, por ejemplo, de 17.50 para fin de este año, implicaría una depreciación nominal de 18.6 por ciento respecto al nivel de diciembre de 2014, lo que significaría una depreciación real de 12 por ciento en dos años, suficiente para apuntalar la competitividad exportadora.

3.– ¿Va el mundo hacia la recesión? En días como el de ayer y lo que hoy anticipan los mercados asiáticos, en los que las plazas bursátiles se pintan de rojo por todos lados, surgen voces que advierten de una próxima recesión global.

No es imposible. Pero por lo pronto no es el escenario más probable.

Los bajos precios de los combustibles casi nunca coinciden con una recesión. Aunque sí habrá áreas golpeadas, desde Rusia hasta Texas, pasando por Ciudad del Carmen, Campeche.

4.– ¿Y tendremos un freno económico en México? Será casi inevitable que crezcamos menos. Quizás una cifra de 2.0 por ciento para este año estaría más acorde con la realidad. El dólar caro golpeará a la industria estadounidense y por ello nos afectará, como ya lo ha venido haciendo.

Por otra parte, no será factible mantener las tasas de crecimiento que hemos visto en el mercado interno. Inevitablemente se van a debilitar, tan sólo por la alta base de comparación y por el hecho de que el empleo y el salario real van a crecer menos que el año pasado.

5.– No viene crisis de fin de sexenio. En este contexto complejo algunos hablan de una nueva crisis al acabar el sexenio. Hasta ahora no hay ninguna base para pensarlo. Creceremos menos de lo previsto, sin duda, y las finanzas públicas estarán menos sólidas de lo que se pensaba hace un par de años.

Pero estaremos lejos de una crisis como las que se vivieron en el pasado.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
La ‘millonada’ que Banxico dará al gobierno
Los problemas financieros que vendrán en 2017
Detrás de los cambios del gabinete