Opinión

Banxico, ¿prepara el ‘apretón’?

 
1
 

 

carstens banco de mexico

La desaceleración en la creación de empleos en enero y la debilidad de la industria manufacturera y del sector servicios en Estados Unidos incrementaron los temores a una desaceleración más acentuada de esa economía en el primer trimestre del año.

Esa es la razón por la que algunos analistas ya advierten un aplazamiento del próximo aumento de la tasa de interés de referencia en Estados Unidos (EU) por parte de la Reserva Federal (Fed).

Incluso, las posibilidades de que suba su tasa en el corto plazo se ven ahora lejanas.

Las expectativas más recientes, que incluyen los futuros de fondos federales, indican que la mayoría de los participantes en los mercados anticipan el siguiente incremento hasta 2017.

La atención de los analistas se centrará hoy y mañana en la comparecencia semestral de la presidenta de la Fed, Janet Yellen, ante el Congreso de EU.

Buscarán pistas que apunten a un retraso en el alza de la tasa de interés.

La incertidumbre sobre el ritmo de aumentos posteriores de la tasa de referencia, después del de diciembre, sugiere que, más que reducirse, es posible un resurgimiento de la volatilidad en los mercados financieros, como de hecho inició febrero.

También lo alertó el Banco de México (Banxico) en su anuncio de política monetaria del jueves: “Hacia adelante no se puede descartar que la volatilidad financiera internacional permanezca alta e incluso se incremente”.

Eso sí, el “aumento importante de la volatilidad” se tradujo en una “depreciación adicional significativa” del peso frente al dólar.

El peso continúa sujeto al comportamiento de los precios internacionales del petróleo y a las cifras económicas de EU.

La correlación entre petroprecios y dólar ha sido muy nociva para la moneda mexicana.

Si el crudo cae, el dólar se fortalece frente a las divisas de las economías más sensibles al comportamiento de los petroprecios, entre ellas México.

Por lo pronto, el peso continúa depreciándose frente al dólar, que ayer alcanzó otro máximo histórico en 19.15 pesos.

El Banco Central mexicano reconoció que el balance de riesgos para la inflación se deterioró en el corto plazo ante la depreciación del peso.

La primera evidencia la ofreció el dato de inflación de enero, que repuntó a 2.6 por ciento anual desde el mínimo histórico de 2.1 por ciento de diciembre.

El Banxico incrementará su tasa de referencia, incluso antes de la Fed, si el peso continúa debilitándose frente al dólar y la depreciación se traspasa a los precios.

El consenso en la más reciente encuesta de Banamex entre analistas financieros retrasó, de mayo a junio, el mes estimado para la siguiente alza de la tasa de Banxico.

Pero no hay que descartar que la tasa de referencia en México se incremente más rápido que en EU.

El debilitamiento del peso puede forzar al Banxico a subir su tasa y adelantarse a la Fed.

Sí, es probable que Agustín Carstens ya prepare el ‘apretón’.

Twitter: @VictorPiz

También te puede interesar:
Lejos, crecimiento de... 3.0%
El regreso del sector vivienda
El escenario 20-20