Opinión

Banxico: la reunión de este viernes y los escenarios de corto plazo

A un mes del sorpresivo recorte de 50 puntos base a la tasa de referencia por parte de Banxico, el consenso (encuesta Banamex) anticipa que éste permanecerá sin dictar cambios por lo que resta del año. No obstante, vale la pena explorar los escenarios de corto plazo pues otras alternativas no tienen asignada una probabilidad de cero.

Partamos de mi escenario central. Este viernes Banxico podría dejar la tasa de fondeo sin cambio en su actual mínimo histórico de 3.0 por ciento. No obstante, el tono del comunicado migraría al menos hacia territorio neutro desde uno más sesgado a las preocupaciones sobre la actividad económica.

De hecho, el comunicado podría presentar una curiosa combinación de referencias ligadas a la perspectiva de avance del PIB. Por una parte, se podría reconocer que la recuperación económica se ha extendido al segundo trimestre y que su balance de riesgos pudo haber mejorado. En contraste, se reiteraría la eventual corrección a la baja del pronóstico oficial, por publicarse muy probablemente en el siguiente informe trimestral de inflación (a publicarse el 13 de agosto).

En el ámbito inflacionario, se podría confirmar la expectativa de que el actual repunte inflacionario tiene una naturaleza meramente temporal y que los riesgos asociados al surgimiento de efectos de segunda ronda serían limitados. Más aún, esperaría la confirmación de un escenario benévolo para el proceso de convergencia de la inflación en el mediano plazo.

Bajo este escenario central, posiblemente veamos un Banxico que pudiera mantenerse vigilante el resto del año pero sin necesidad de modificar la tasa de fondeo ante un contrastante escenario de repunte inflacionario, amplia holgura económica y presiones de política monetaria relativa contenidas.

Sería entonces hacia el año que entra, con el eventual inicio del ciclo de alzas en la tasa de referencia de la Fed, cuando el banco central local posiblemente optaría por comenzar su propio ciclo de alzas. Tal ciclo de alzas tendría mucho en común con el de la Fed al no significar un periodo restrictivo sino uno de “normalización” hacia una zona neutra –al menos en los primeros años del proceso.

Bajo un escenario de riesgo, sería importante contemplar algunas posibilidades que podrían hacer que valiera la pena asignarle probabilidades distintas a cero a opciones de recorte o alza en el fondeo aún este mismo año.

Por una parte, un contexto donde (1) el crecimiento económico pudiera observar un nuevo descalabro o un ritmo de avance mucho menor al esperado durante los siguientes meses; (2) el repunte inflacionario local no tuviera efectos de segunda ronda y/o fuera más tenue a lo esperado; y/o (3) se amplificara la percepción de un inicio cada vez más tardío o gradual en el proceso de normalización de la Fed (y acelerara la entrada de capitales a emergentes). Sería factible que una nueva ventana de oportunidad de recorte se abriera.

Por el contrario, un mejoramiento acelerado de la recuperación cíclica en Estados Unidos (más allá de las expectativas) podría llevar a la perspectiva de un inicio más temprano y/o más agresivo de la normalización por parte de la Fed, lo que a su vez podría originar reajustes en los flujos de capitales alrededor del mundo. Lo anterior posiblemente se reflejaría en depreciaciones cambiarias (emergentes) frente al dólar y sentaría las bases para una migración hacia un tono más duro respecto a las preocupaciones inflacionarios en plazas emergentes y la apertura de espacios para elevar la tasa de referencia o adelantar los ciclos de alzas motivados por el proceso de normalización de la Fed.

Tal como puede observarse, los escenarios de riesgo no son nada descabellados. No obstante, por el momento yo le asigno una probabilidad mayoritaria a la pausa de política monetaria hasta el verano de 2015, aunque conviene tener un ojo puesto en los escenarios alternos y la administración de riesgos -a veces basta una ligera inclinación en el balance de riesgos sobre el escenario central para ver a los participantes de los mercados tomar decisiones de inversión.

El autor es subdirector de estudios macroeconómicos y de mercados en la Dirección de Estudios Económicos de Banamex. Las opiniones expuestas son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la visión de Banamex.

Twitter: @joelvirgen