Opinión

Banxico, ¿engordándole
un “cochinito” a SHCP?

1
 

 

Banxico

Banco de México subasta desde hace meses, cada día, millones de dólares. Desde hoy y hasta el 30 de septiembre serán 200 millones diarios (eran 52 hasta ayer). Suena lógico con el peso en “mínimos históricos” –y los mercados en “máximos histéricos”. Pero Banxico ha subastado cada día desde el 11 de marzo, haya habido calma, vientos moderados o, como ayer, huracanes cambiarios. Y si un día nadie quiso esos dólares (como de hecho ha sucedido), el sobrante se acumula para el día siguiente. O sea, se venden o se venden. Y ahora serán mil millones de dólares semanales, incluso en tiempos de calma chicha.

Si de evitar volatilidad se trata, para eso está el mecanismo de subastar 200 millones cuando el peso se deprecia con fuerza, desde hoy a partir de 1.0 por ciento (antes 1.5 por ciento). Pero ocurre que desde diciembre (cuando se reactivó) sólo en tres ocasiones (ayer la tercera) se ha activado dicho mecanismo, porque la depreciación ha sido más bien suave a lo largo de los meses.

De hecho, la subasta diaria rompe claramente con la postura que el Banco Central había tenido desde diciembre de 1994: entrar al mercado sólo en ocasiones extremas. El peso flota, sí, pero desde marzo es una flotación crecientemente sucia (intervenida).

Las razones oficiales de la Comisión de Cambios cuando presentó el mecanismo en marzo fueron dos: dar mayor liquidez al mercado y reducir el ritmo de acumulación de la reserva internacional. Pero la reserva al 13 de marzo estaba en 195 mil 425 millones y el 24 de julio cerró en 190 mil 711 millones. No hubo “reducción en la acumulación”, sino caída. Y en semanas próximas se venderán reservas como pan caliente. Además, incluso 200 millones son nada en un mercado (el del peso mexicano en los mercados cambiarios) con transacciones por 135 mil millones de dólares diarios, de los cuales entre 10 y 15 por ciento son relevantes para el mercado que Banxico quiere influir (aunque la subasta tiene impacto en expectativas, sin duda).

Hay una explicación adicional: Banxico está vendiendo dólares en acuerdo con, y quizá bajo presión de, la Secretaría de Hacienda. Esto porque está vendiendo divisas que compró del sector público (sobre todo Pemex) hace tiempo, por ende, mucho más baratas que al precio actual. Así, cada día Banxico se embolsa una ganancia operativa envidiable. Por ejemplo, si esta promediara tres pesos por dólar, hasta ayer en cada subasta ganaba 156 millones de pesos. Ahora serán 600 millones.

Y esa ganancia se acumula y un día acabará transferida al gobierno federal, como corresponde por ley. Se le conoce como el remanente de operación. De seguir las subastas hasta fines de septiembre (cuando pueden extenderse), un cálculo simple da una ganancia de 42 mil millones de pesos, nada despreciables para un gobierno con un agujero fiscal por la caída del petróleo. El remanente que Banxico entregó a Hacienda en abril de este año, correspondiente al ejercicio fiscal 2014, ascendió a 31.4 mil millones. Para abril 2016 puede esperarse un “cochinito” mucho más gordo.

Puede haber tanto convicción como conveniencia en esa engorda para SHCP por parte del Banxico. Por un lado, Hacienda manda en la Comisión de Cambios, que decidió la subasta. Igual Banxico consideró importante ayudar a juntar dinero para un año apretado presupuestalmente. O quizá el gobernador Carstens pensó que no sobraba hacer méritos para ser designado de nuevo en el cargo.

Twitter: @econokafka

Correo: snegcar@iteso.mx

También te puede interesar:
La cosecha de pobres nunca se acaba
AMLO, un Tsipras sin trabas
El buen domador por su circo empieza